EL NACIMIENTO DE UN MITO. LOS ORÍGENES DEL AMIGA

Probablemente el Amiga se trataba del primer PC que estaba destinado hacia el uso de juegos, más allá del uso de otras aplicaciones, como bases de datos, programas de contabilidad, y similares. Incluso antes de que Commodore de Tramiel siguiese el mismo camino, una compañía que respondía al nombre de Hi Toro contrató a Jay Miner para que participara en el proyecto que se traían entre manos. Jay, un ingeniero que había trabajado previamente en Atari, colaboró estrechamente junto a otro compañero que responde al nombre de David Morse, que antiguamente había dedicado parte de su vida profesional a compañías de juguetes. Cuentan las malas lenguas que existe un tercer miembro del equipo responsable del diseño del Amiga, que no es otro que Mitchie, el perro de Jay, al que se le atribuyen los méritos de ser capaz de aconsejar a su estresado amo cuando la fatiga pesaba sobre él, e incluso fue capaz de conseguir autorizaciones para entrar a placer en las oficinas de Atari. Las labores de consejero al parecer las cumplía con maestría, asintiendo o rechazando los modelos de los diferentes prototipos que su amo le mostraba, retirando de circulación aquellos que no resultaban del agrado de su mascota. El caso es que, con o sin perro, cuando la plataforma fue presentada durante el año 1984 en el Consumer Electronics, la máquina resultó ser tan adelantada a su tiempo, y de tal potencia, que la gente dudaba si realmente el Amiga era capaz de semejantes maravillas, por lo que trataban de buscar ordenadores escondidos para averiguar en vano qué ordenador era capaz de mostrar una calidad gráfica tan avanzada, como bien se podía apreciar en los monitores expuestos. Y es que el Amiga que nació el año 1984, contando con apenas poco más que unas cuantas placas conectadas, evidentemente, a un teclado y monitor, supuso una revolución de tal magnitud, que fue reconocida como la máquina más potente que se había creado hasta la fecha. La parte negativa sin embargo residía en su elevado precio, lógico si tenemos en cuenta las capacidades de la máquina, algo así como un Rolls Roice de la informática para la época, pero que junto con la poca experiencia en el sector de la empresa que lo había diseñado, hicieron que la situación de partida del Amiga fuera un tanto dificultosa, incluso antes de comercializar el producto. Cuando los accionistas conocieron la difícil situación en que se encontraba la compañía trataron por todos los medios de venderla sin éxito ni recibir ayuda de ningún tipo. Si bien el nombre de la plataforma hace referencia a sentimientos de alta clase (además de encontrarse, casualmente, situada en un lugar privilegiado en las listas, por encima de Apple y Atari), las negociaciones para vender el Amiga resultaron de todo menos amigables. De este modo fue Commodore la única empresa que hizo una oferta por la compañía, que de hecho fue la única oferta existente, a un precio irrisorio de menos de un dolar por cada acción de la moribunda Hi Toro, conocedores como eran de la delicada situación financiera en que se encontraba la empresa. Un precio tan humillante que pronto se vieron obligados a multiplicarlo por cuatro, pero aún así ni de lejos se acercaban al precio de mercado de la compañía. Sin embargo, ante la amenaza de retirar la oferta, finalmente los accionistas de Hi Toro cedieron, evitando al menos que la compañía desapareciese. Y de ésta forma un tanto cuestionable, aunque casos como éste son habituales en los mercados financieros, llegó el Amiga a convertirse por derecho propio en la mejor baza de Commodore, además de ser el primer ordenador de 16 bits con suficiente potencia como para poder equipararse a las máquinas recreativas con sus propios juegos. Inicialmente el catalogo de juegos de Amiga estaba compuesto por juegos diseñados para otras plataformas, que gracias a las capacidades que atesoraba la máquina, podían incrementar el número de colores además de la velocidad. Pero seguían sin sacarle todo el provecho con un juego diseñado de forma específica para ella. Esto cambio cuando el año 1986 se lanzó el juego Defender of the Crown, que supuso toda una revolución en el mundo del ocio electrónico. La misma compañía trató cuatro años más tarde de repetir el éxito con un juego de idéntica factura, pero cambiando la ambientación del medievo que imperaba en el primero por samurais, que no acabaron de convencer a sus usuarios por tratarse de un calco del juego anterior, pero para el que habían pasado ya cuatro años y ya no conseguía sorprender con la misma soltura. Con el paso del tiempo, cada vez más dejaban de hacerse ports de juegos procedentes de ordenadores de inferior capacidad, para centrarse en hacer adaptaciones de los juegos que triunfaban en las recreativas, como Golden Axe, Double Dragon, y tantos otros. La novedad es que, además de los juegos típicos de los salones arcade, más orientados hacia la acción desenfrenada, comenzaron a aparecer otro tipo de juegos, con un desarrollo más lento y pausado, pero más complejos y ricos en matices. Nacieron, como iba diciendo, durante ésta época los juegos de estrategia, y aquí se lucio una compañía que muchos años más tarde tendría una importancia vital en el desarrollo de una famosa consola que revolucionó el mercado de los videojuegos, PlayStation. Pero no adelantemos acontecimientos, durante ese periodo, Psignosis se encargó de dar vida a unos pequeños roedores que se paseaban a placer por la máquina de Amiga, cuyo nombre respondía al de Lemmings, unos pequeños seres con tendencias suicidas, que rápidamente se hicieron famosos en todo el sector, y cuyo recuerdo ha perdurado hasta nuestros días. No hay que olvidarse de los juegos deportivos, que también contaron con representantes de gran calidad en la plataforma de Amiga, algunos del calibre de GOAL! y Manager, que tantos y tan gratos recuerdos le proporcionaron a sus usuarios. Y el éxito de la compañía fue rotundo, hasta que, casi sin darse cuenta, la mayoría de los juegos de los que disponía comenzaron a ser lanzados en los PC más actuales, cuyas capacidades poco o nada tenían que envidiar a las bondades del Amiga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.