¿EL OCASO DE LOS “SINGLEPLAYER”?

El cierre de Visceral Games, el estudio encargado del nuevo juego singleplayer de Star Wars, ha suscitado una gran polémica últimamente.

No me voy a detener mucho en lo rara que me parece la noticia teniendo en cuenta los grandes desarrolladores que había detrás del proyecto, pero sí en que la “excusa” de Electronic Arts no ha sido la que estamos acostumbrados a escuchar.

Generalmente, cuando un juego se cancela o se cierra todo un estudio, el motivo suele ser la ínfima calidad del trabajo que están llevando a cabo, que saben que no alcanzará las mínimas exigencias de la compañía.

Este nuevo juego de Star Wars, según comentó la propia EA, era una aventura lineal para un jugador y, por eso, no se estaba convirtiendo en una experiencia de largo recorrido a la que los jugadores pudieran volver una y otra vez.

Las compañías, hoy en día, se refieren a este tipo de propuestas como servicios, más que videojuegos, indicando que nuevos contenidos llegan al juego de forma constante, ofreciendo siempre incentivos para que sus usuarios jueguen a diario.

Son prácticas, no vamos a engañarnos, propias de los juegos online, como Destiny 2, GTA Online, Overwatch y otros monstruos del sector.

Juegos que, básicamente, ofrecen unos ingresos constantes en el tiempo más allá del desembolso inicial por hacernos con ellos.

Normalmente llegan en forma de cajas de botín y micropagos, pero ése es otro tema.

El caso es que la comunidad ha interpretado que el cierre de Visceral y el cambio de tercio en el desarrollo del nuevo juego de Star Wars podría suponer el fin de los juegos para un jugador, el fin de las historias lineales y de las aventuras singleplayer, un panorama demasiado apocalíptico, en mi opinión.

El cierre de Visceral Games, creadores de joyas como Dead Space, tiene muchos más motivos que desconocemos.

El fiasco en ventas de juegos como Dead Space 3, Army of Two: The Devil’s Cartel o Battlefield: Hardline deben haber jugado un papel más que fundamental en esta drástica decisión.

Ahora bien, ¿estamos de verdad ante el ocaso de los juegos lineales para un jugador?.

¿De verdad se acabarán los juegos singleplayer?.

Como siempre, aunque las compañías a veces quieran hacernos creer lo contrario, el poder está en manos del consumidor.

Si a los jugadores le interesan las aventuras lineales, veremos aventuras lineales; si le interesan los mundos abiertos, veremos mundos abiertos, y si le gustasen los simuladores de petanca, eso mismo veríamos.

En nuestra mano está no entrar al trapo de los micropagos si nos parecen abusivos, no morder el anzuelo de las cajas de botín si nos parecen un truco de psicología barata para engancharnos o el reclamar más juegos lineales para un jugador.

Todo esto, claro está, si es lo que la comunidad quiere, porque también puede ser que, en el fondo, los usuarios estén encantados con esas prácticas tan criticadas.

Si miramos la lista de juegos más vendidos en el pasado 2.017, sin embargo, nos encontramos con una interesante sorpresa.

El ranking está plagado de juegos para un jugador, como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Horizon: Zero Dawn, Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, Uncharted: El Legado Perdido, Resident Evil 7, Mass Effect: Andromeda, NieR: Automata, Persona 5 o Watch Dogs 2.

Sí, también hay juegos online como COD: WWII, pero no podemos decir, ni de lejos, que los juegos singleplayer estén pasando por un mal momento.

Assassin’s Creed Origins está vendiendo el doble que otras entregas, Horizon: The Frozen Wilds va por un excelente camino y, en el futuro cercano, nos esperan decenas de propuestas de este tipo, así que acabemos con los alarmismos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.