EL ORIGEN DE SONY

Como en tantas otras compañías, los orígenes de Sony se sitúan en el lento proceso de recuperación económica que tuvo lugar una vez finalizada la II Guerra Mundial.

Los primeros detalles de que se tienen constancia datan del año 1.945, cuando Masoru Ibuka decidió instalarse en las ruinas de un edificio en Tokio para fundar una modesta compañía de telecomunicaciones bautizada como Totsuken.

Y así comenzó a trabajar por cuenta propia reparando cuantos transistores llegaban a sus manos, puesto que habían sido inutilizados en su mayoría por el ejército tratando de evitar en la medida de lo posible la propaganda americana.

Como es lógico, los japoneses de la época ansiaban recibir noticias del resto del resto del mundo, dada la situación conflictiva en la que se encontraban, por lo que el negocio de Ibuka floreció mientras se dedicaba con esmero a convertir aquellas anticuadas radios en receptores multibanda que hicieran posible captar las diferentes emisoras del país.

Con la buena marcha del negocio, Ibuka se vio forzado a contratar a un buen número de ingenieros, a los que tuvo que pagar con sus propios ahorros en un primer momento.

Pero el esfuerzo invertido tuvo su recompensa, y tan agradecidos quedaban los clientes que incluso premiaban a los empleados con regalos de su propia cosecha, básicamente en forma de paquetes de arroz.

Otros productos siguieron al de las radios, como una olla eléctrica que facilitaba la cocción del arroz, pero por aquel entonces Ibuka ya había apostado por la tecnología puntera como medio de supervivencia para su empresa.

Así que decidió viajar al continente americano donde se enteró de la existencia de un nuevo modelo de transmisor, de menor tamaño y mayores prestaciones, capaz de reproducir incluso sonido de mejor calidad.

Tanto le impresionó este descubrimiento que insistió en que su compañía debería ser capaz de conseguir una tecnología similar, ligando así estrechamente el destino de la empresa a la electrónica.

Sin embargo, su primer gran éxito se hizo esperar hasta el año 1.977, cuando se comercializó el primer walkman.

Por aquella fecha la compañía ya había perdido su nombre original, dándose a conocer como Sony, y con este invento no tardó en convertirse en la empresa puntera del momento.

Desde entonces su prestigio siguió creciendo de forma exponencial, cosechando un gran número de adeptos y una bien merecida fama en el desarrollo de televisores y equipos de música.

Muchos éxitos le siguieron al walkman, como aquella afortunada apuesta por el formato CD ROM, y algún fracaso puntual, léase MiniDisc.

Pero la buena marcha del negocio propició que Sony Corporation y Sony Music Entertainment, las dos divisiones de la compañía, se unieran para dar forma a una nueva rama mucho más potente que las anteriores por separado, en el que supuso el nacimiento de Sony Computer Entertainment, que ya apostó desde sus inicios por una nueva forma de negocio, los videojuegos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.