EL PAÍS DEL SOL RENACIENTE

Japón no vive su mejor momento como país desarrollador de videojuegos.

Acostumbrados a liderar la industria a nivel mundial durante muchos años, el mercado nipón parece haberle dado la espalda a los videojuegos tradicionales y los adolescentes prefieren usar sus teléfonos móviles con juegos más sencillos.

Es algo que también pasa en el resto del mundo pero allí, además, se suma a la crisis total que están sufriendo los creadores japoneses.

La causa principal de esta pérdida de liderazgo en la industria no es tanto la cuestión creativa, que también, sino lo mal que se han adaptado en Japón a las exigencias de los valores de producción de los juegos AAA de hoy en día.

Así, nos hemos acostumbrado a que los juegos japoneses tengan un nivel gráfico inferior a lo que vemos en Occidente.

Esa larga época en la que dominaron la industria quizás les hizo perder la perspectiva y cerrarse demasiado dentro de sus fronteras.

Si casi todo lo innovador, original y espectacular se hace en mi país, ¿para qué voy a imitar lo que viene de fuera?.

Si nos ponemos a pensar en los juegos más influyentes de la historia, los mejores que se hayan hecho nunca, es muy probable que la lista contenga una altísima cantidad de títulos japoneses: Super Mario Bros., The Legend of Zelda, Dragon Quest, Final Fantasy, Metroid, Resident Evil, Metal Gear Solid, Street Fighter, Pac-Man, Donkey Kong… son sólo algunos pero sin duda, podríamos citar muchos más juegos que han redefinido lo que significa nuestro querido hobby.

Lo que cuesta más, desde luego, es encontrar casos similares en estos últimos años.

Admitámoslo, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, Final Fantasy XV o The Last Guardian son grandes juegos, qué duda cabe, pero no son los llamados a liderar el ocio electrónico futuro.

Ahora son Naughty Dog, BioWare, Bethesda, Rockstar… los que llevan esa responsabilidad.

¿Significa eso que Japón nunca volverá a liderar la industria?.

Sólo el tiempo lo dirá.

Estos últimos años hemos visto algunas excepciones que han dado lustre al maltrecho escenario del desarrollo nipón, como Catherine, la saga Yakuza, Dark Souls o Persona, entre otros.

En el horizonte e incluso aquí mismo, tenemos nuevas entregas de Yakuza, Resident Evil 7, Tekken 7, Persona 5, The Legend of Zelda: Breath of the Wild, NieR: Automata, Shenmue III… pero no son sólo nombres, es una cuestión creativa.

Muchos juegos japoneses nos sumergen en universos tremendamente originales.

El nivel artístico es, a mi juicio, superior al tedio que nos regalan las desarrolladoras occidentales que inundan el mercado de juegos clónicos sin alma.

Para mi, eso compensa de sobra las carencias técnicas.

Viendo los lanzamientos japoneses que nos esperan para 2.017 y 2.018 tengo algo claro: puede que no recuperen el trono, pero están en el buen camino.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.