EL PELIGROSO VALOR DE LA NOSTALGIA

El pasado E3 nos ha dejado un buen puñado de declaraciones, fotos y anécdotas que dejan entrever las intenciones las compañías a corto y medio plazo.

Sin ir más lejos, Gio Corsi, uno de los máximos responsables de las relaciones entre Sony y las third parties, publicó una foto suya con Yu Suzuki y el primer Shenmue de Dreamcast.

¿Casualidad?.

No lo creo.

Si seguimos con SEGA, quien recordemos acaba de lanzar tanto el primer Bayonetta como Vanquish – ambos de 2.010 – en PC, dejó por escrito sus intenciones de cara a los próximos años: resucitar viejas IP en las nuevas máquinas.

Ahí está Sonic, quien nunca se fue, pero que, ahora, vuelve a sus raíces más puras con Sonic Mania.

¿Seguimos?.

Sólo hace falta ver el entusiasmo que despierta el remake de las tres primeras aventuras de Crash Bandicoot, la “gratuidad” de la remasterización del juego de culto – e inédito en EuropaPhantom Dust o la avalancha de regresos que estamos viviendo, como los ya disponibles PaRappa, o lo que está por venir, desde WipEout: Omega Collection a Final Fantasy XII: The Zodiac Age o colecciones de clásicos como Namco Museum… y eso sin mencionar remakes como el de Resident Evil 2 o la cantidad de juegos digitales Retro que están llegando a Switch y otras plataformas, como Code Veronica X a PS4.

Pero, aunque creo que es bueno que todos estos clásicos regresen, al menos desde el punto de vista de quienes no pudieron disfrutarlos en su día, también creo que son un arma de doble filo.

Primero, porque… ¿quién los disfruta más, los que jugaron en su día o los que no pudieron hacerlo?.

He vuelto al mencionado Code Veronica X, y su añejo control tipo “tanque” me ha resultado un poco duro para los estándares actuales… así que no quiero pensar para alguien que no lo jugó en el año 2.000.

Aunque apunten directamente al corazón de quienes lo jugamos en su día, la dificultad más grande a la que se enfrentan estos títulos es competir con los recuerdos; un terreno pantanoso en el que residen intactas, e incluso idealizadas, las vivencias originales.

¿Es posible superar la primera impresión que nos dejó un juego?.

Recuerdo, como si fuera ayer, las sensaciones que me dejaron muchos clásicos, desde Shenmue a Metal Gear Solid… y dudo bastante que, por mucho barniz técnico que les metan, consigan acercarse a la profunda huella que dejaron en su día.

Quizá porque su tiempo, su momento, ya pasó; al menos para un buen número de aficionados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.