EL PEOR BODRIO AL QUE PODRÉIS JUGAR

O casi, porque aunque cuesta imaginarse algún entretenimiento peor, es de suponer que alguno habrá. Claro que, si nos centramos de forma exclusiva en el terreno de los videojuegos, resulta una tarea dificil encontrar un juego que rivalice con este, en cuanto a una pobreza tan evidente en todos y cada uno de los apartados que lo conforman.

Y es que cuesta creer que, una consola como Nintendo 64 que ha visto nacer joyas del calibre de Mario 64 y Legend of Zelda: Ocarina of Time, pueda contar en su catálogo con una ponzoña de las dimensiones que abarca Superman 64.

Para encontrar un título equiparable, por lo pauperrimo de su desarrollo, es preciso remontarse a la prehistoria de los videojuegos, cuando Atari decidió programar un juego basado en una película taquillera, E.T. pensando que la adquisición de la licencia ya era motivo suficiente para justificar que los usuarios comprasen el título, y finalmente resultó tan decepcionante que tuvieron que enterrar millones de copias en el desierto tratando de deshacerse de ellas. Y no es broma. Pero vayamos por partes.

No es que Superman 64 resulte un mal juego. Es peor! Un programa absolutamente demencial del que aun no se sabe si provoca más arcadas, o por el contrario da risa. Si os han robado la novia, hechado del trabajo, suspendido un exámen, o fastidiado de forma evidente, todo tiene solución. Nada más sencillo que regalarle una copia de éste ¿juego? a la persona que trata por todos los medios de arruinaros la vida, y creedme, pagará con creces por sus malas acciones cometidas. Por las suyas, y por todas las malas acciones a nivel mundano, porque Superman 64 es una aberración que jamás debería haberse gestado, y que hace pensar que los programadores, en realidad, eran unos “cachondos” que se reían de ellos mismos, y muy significativamente, se les desencajaba la mandíbula y saltaban las lágrimas de carcajadas puras cuando veían a algún incauto comprar el juego.

Para que empecéis a vislumbrar hasta qué punto es paupérrimo el cartucho, es que ni siquiera resulta posible apreciar en él el logo de la empresa que lo programó, que no es otra que Titus, presumiblemente porque no se sentían especialmente satisfechos con el resultado final obtenido… Es mucho suponer, pero es a la única conclusión lógica a la que puede llegar el jugador cuando descubre que el logotipo de Nintendo aparece de forma reiterada, mientras que el de la compañía desarrolladora se ha perdido en el limbo del olvido.

La historia del juego, por decir algo, aunque en su caso el término de “historia” resulta demasiado generoso… En cualquier caso, el argumento, llamémoslo así, nos cuenta como el malo de turno, Lex Luthor ha atrapado a Lois en un mundo virtual, y Superman que es muy valiente no se lo piensa dos veces y se dispone a protagonizar un juego que es basura pura, y sin despeinarse siquiera. Y poco más, que si no hay virtudes gráficas, ni jugables, ni sonoras, tampoco las busquéis en la resolución argumental, tan vacía y carente de sentido como el resto de apartados que conforman el título.

Los modos de juego, como no podía ser de otra forma, brillan por su ausencia. Podéis empezar a jugar directamente, insisto, directamente, porque no hay introducción alguna que valga. Por no haber, ni siquiera hay alguna pantalla que sirva a modo de aprendizaje para acostumbrarse a su nefasto control. De modo que os encontráis en medio de una pantalla sin aparente explicación alguna, sin saber qué hacer, ni cuales son los controles, pero sobre todo, no sabéis por qué os habéis aventurado a jugar con éste mal llamado juego.

Pero como en la variedad está el gusto, por pedir que no quede. También podéis dirigir vuestros pasos hacia el menú de opciones, que como veréis, no es que abunden precisamente. Para tal efecto, podéis ajustar los parámetros del juego según vuestros propios designios. Las opciones que os dejan alterar son, el sonido, la música (que por alguna razón incomprensible, en éste título no es equivalente al sonido anteriormente citado), y para de contar, que tampoco es que la compañía se haya esmerado mucho. Es de suponer, que han diferido la opción de sonido y música para que de la vaga impresión de que existen más opciones entre las que elegir.

Para añadirle la guinda al juego, también es posible consultar la bibliografía de los personajes, con una pantalla que recuerda vagamente a un recorte de periódico, donde los programadores deben haber llegado a la conclusión de que, “si alguien ha comprado el juego, es porque el riego sanguíneo no les debe llegar en abundancia a la cabeza“, o alguna ídea de la misma índole, pues como veréis en todo momento se destacan las palabras importantes, de modo que resulta posible leer textos tan carentes de sentido como el resto del juego, pero eso sí, con la palabra Superman en negrita repetida de forma reiterada a lo largo de todos los párrafos.

Poco después de comenzar la partida, como os decía anteriormente, os dais cuenta de que el juego carece de información necesaria para guiar el avance. Os encontráis suspendidos en el aire, flotando, sin nada aparente que hacer, y lo que es peor, con una cuenta atrás que os apremia en todo momento. La idea inicial es volar pasando por el centro de diversos aros que hay repartidos por el escenario, algo que a priori no resulta especialmente divertido, como os podéis imaginar, menos aun cuando comprobáis con horror que el control es poco menos que un despropósito injugable, si bien para ser políticamente correctos lo dejaremos en que resulta impreciso.

Por lo que si queréis enteraros de qué va el desarrollo, o el argumento, no os queda otro remedio que dirigir vuestros pasos hacia el apartado de controles. Y sí, habéis leido bien. Dada la ausencia total de vídeos durante el juego, inexistentes hasta límites inimaginables, pues no hay ni una triste escena generada ni por el propio motor del juego, los programadores tuvieron a bien introducir algunos textos que aclarasen el hilo argumental de esta verguenza en forma de cartucho, si bien el lugar elegido para colgarlos no resulta del todo idóneo, pues se encuentran mezclados con el apartado de controles. Y el de los controles, es otro apartado que bien merece un detenido estudio…

CONTROLANDO LO IMPOSIBLE

El control es impreciso con avaricia, y es que parece que los programadores se han esmerado en conseguir que una tarea aparentemente sencilla, como la de pasar entre anillos flotantes se convierta en toda una hazaña. Y si optáis por caminar en vez de ir volando, la cosa no sólo no mejora, sino que además pierde muchos enteros, dando la impresión de que incluso las piezas del Tetris de Game Boy se moverían mejor en las 3D que plantea este juego que el propio Superman.

Los poderes de los que dispone aquí el héroe del cómic también gozan de cierta variedad. Por un lado, si el tiempo apremia, podéis optar por recurrir a vuestra super velocidad, ideal para chocarse con todas las paredes y superficies existentes en el escenario, con lo que no sólo no conseguís ir más rápido, sino que además ralentiza vuestro avance al chocar una y otra vez con obstáculos dispersos por toda la pantalla. Algo caótico, no queda duda de ello. También podéis tirar rayos por los ojos, de una utilidad cuestionable, y finalmente, usar vuestro aliento de hielo, que sirve para poco menos que nada. Y es que, vistos los apartados anteriores, no había muchas esperanzas de que las habilidades del héroe fueran mucho mejores.

¿¿¿¡¡¡PERO ESTO QUÉ ES!!!???

O lo que es lo mismo, entramos en el apartado de los ¿gráficos? de los que hace alarde el juego.
Podéis imaginar aquí cualquier improperio de la peor calaña. Cualquier calificativo insultante bien podía valer de igual modo. Eso sí, el vacío de los escenarios está muy bien conseguido, la abundante niebla que todo lo cubre y oculta la visión de la pantalla está francamente muy trabajada, y la ausencia de texturas está a un gran nivel, impidiendo que algún jugador inexperto pudiera encontrar alguna virtud en el cartucho. Porque desde luego si hay algo de bueno en éste título, no lo vais a encontrar en los gráficos. Garantizado. Y para redondear el cachondeo y la mofa de los desarrolladores, en una consola como Nintendo 64 que contaba con el anti-aliasing, el popping en Superman 64 es contínuo durante toda la partida. Pero no os desaniméis, que si el popping no os ha asustado, el clipping lo conseguirá. El clipping evidencia la falta de trato con el que se ha programado este juego, consiguiendo que el personaje, esa patata encapuchada y con leotardos que en este juego responde al nombre de Superman, se quede atrapado en medio de cuerpos sólidos que se supone no deberían poder atravesarse, pero que aquí si es posible. De este modo, podréis ver al personaje atrapado con medio cuerpo metido dentro de paredes, edificios, y un largo etcétera, con esa agradable sensación que da perder toda la partida por un defecto de programacióm, porque además hay restricciones a la hora de guardar la partida. Este hecho es especialmente visible en las últimas fases, donde vuestros peores enemigos no serán los malos malísimos que os ataquen en pantalla, y ni siquiera el cronómetro, sino las paredes o cualquier polígono que pueda cruzarse en vuestro camino. Y si veis una caja, huid, ni se os ocurra acercaros, que el personaje tiende a quedarse incrustado sin demasiadas complicaciones.

Y los enemigos a los que os enfrentáis, en fin, mucho me temo que no son mejor que el resto visto hasta aquí. Carentes de sentido sin ninguna rutina ni patrón de inteligencia ni mucho menos una apariencia digna. Un puro desastre. Aunque cuando se trata de mataros, en parte por el nefasto control del que adolece Superman 64, lo conseguirán con cierta eficacia.

RESUMIENDO

El principal inconveniente de Superman 64 no son sus malos ¡malísimos! gráficos, ni su ineficiente control, ni siquiera la ausencia de diversión que provoca, convirtiéndose en toda una bendición de programa si padecéis de insomnio u odiais la vida, porque tras jugar con él todo os parecerá más bello y más hermoso. El principal problema del que adolece Superman 64, como os decía, es que la gente habla de él como si de un juego se tratase. No nos engañemos, el título es un compendio de bugs y fallos de todo tipo imaginables, que en su conjunto dan forma a un cartucho. Entendedlo así, porque si tratáis en vano de ver un juego en él, os encontraréis con unas imágenes meramente horribles, con una música que hace parecer buena a la que era posible escuchar en los ordenadores Spectrum… ¡mientras cargaban!, y un guión inexistente.

COSAS BUENAS: … Ejem, ¿es broma, no?

COSAS MALAS: Absolutamente todo.

COSAS NEFASTAS: ¿Por donde empiezo? Los personajes, escenarios, la música, el control, la historia, que está incluida dentro de los controles oigan! Ver para creer…

COSAS DEMENCIALES: Pues se me ocurren muchas más, pero no creo que haya muchas cosas peores que haber pagado por jugar a “esto“. Si es el caso de alguno de los lectores, mis más sinceras condolencias. Yo también he comprado algún juego malo en el pasado, y vaya si me acuerdo de ellos, aun me duele haber pagado por cierto juego de peleas callejeras protagonizado por cuatro supuestos héroes, pero Superman 64 juega en otra liga. Y es que resulta casi tan divertido como darse de cabezazos contra los árboles o comer piedras.
  • ENTRADAS ALEATORIAS
    • FIRE EMBLEM: RADIANT DAWN

      Una saga tan antigua como frustrante y perezosa a la hora de innovar. Es el momento de trazar una línea en el suelo y dejar bien claro a los desarrolladores […]

    • CHORO Q JET: RAINBOW WINGS

      Antes de que muchos empiecen a frotarse las manos, conviene decir que Choro Q Jet poco o nada tiene que ver con el esquema tradicional que todos conocemos por la […]

    • BUG!

      SEGA se propuso rizar el rizo con cada título destinado para los 32 bits, y con esta aventura estuvo a punto de conseguirlo. Así, la compañía del erizo azul lanzó […]

    • CINCO JUEGOS DE GAME BOY COLOR QUE PUEDES LLEVARTE A BODAS Y BAUTIZOS

      Aquí van cinco pura sangre en el catálogo de Game Boy Color que no deberías, al menos, dejar de probar. HARVEST MOON (Victor Interactive) Un título tan inocente que ni […]

    • DARKWING DUCK

      Capcom también parecía empeñada en inundar las pantallas de nuestras Game Boy con lanzamientos animados de la factoría Disney, con la que tenía firmados acuerdos de exclusividad para el desarrollo […]

  • botón comentaristas xtreme V3
  • ÚLTIMOS COMENTARIOS