EL SALVAJE OESTE EN PLAYSTATION

MAD DOG MCCREE (PS3 – 1.990 – American Laser Games)

Este mítico shooter de pistolas de luz apareció en recreativa para demostrar el poderío técnico del LaserDisc, el primer formato óptico de la historia.

Es como un Time Crisis, pero estaba interpretado por actores reales.

Todo un clásico disponible en PS Store para PS3 por 7,99 euros.

WILD ARMS (PSOne – 1.998 – Media Vision)

Este RPG mezclaba fantasía y western.

Su marcado carácter anime, su grupo de héroes – con Rudy a la cabeza, el único que podía usar las reliquias, que eran armas de fuego -, detalles como las granjas o una BSO impecable lo han hecho inolvidable.

Tuvo cinco entregas más.

GUN (PS2 – 2.005 – Neversoft)

Los creadores de la saga Tony Hawk se lucieron con el mejor juego del Oeste hasta la llegada de RDR.

Ofrecía un mundo abierto y podíamos montar a caballo, cazar animales, jugar al póquer, saquear minas de oro…

La presencia de indios, batallas incluidas, era clave.

ODDWORLD: STRANGER’S WRATH HD (PS3 – 2.011 – Oddworld Inhabitants)

El universo de Abe’s Oddysee se convirtió en una aventura de acción en 3D ambientada en el Oeste con esta entrega.

Nosotros encarnábamos a un cazarrecompensas que debía capturar a los bandidos más peligrosos del universo, y si estaban vivos, cobrábamos más.

CALL OF JUAREZ: GUNSLINGER (PS3 – 2.013 – Techland)

Tras el fiasco de The Cartel, el shooter de Ubisoft nos regaló una entrega en la que debíamos acabar con los forajidos más conocidos en la historia del Oeste, como Billy el Niño, Butch Cassidy, los Hermanos Dalton

Tenía mucho sentido del humor y tiempo bala.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.