EL TRÁGICO FINAL DE VOLDO

Dice la leyenda que existe un arma única, Soul Edge, que proporciona un inmenso poder a su dueño, adoptando diferentes formas.

Desafortunadamente, también es increíblemente malvada y tiende a corromper al que la usa.

Muchos ansían hacerse con ella, pero sólo uno puede reclamarla.

Esto es lo que le pasó a Voldo, guardián de las riquezas de Vercci, y todo un visionario en cuanto a moda masculina.

1) Luciendo sus mejores galas, Voldo se adentra en la cripta de Vercci, su fallecido señor.

Tras derrotar al pirata valenciano Cervantes De León – nombre exótico donde los haya – la espada Soul Edge por fin es suya…

2) Al conseguir la preciada arma, Voldo ha cumplido la última voluntad de su difunto patrón.

El gozo le embarga, tanto que empieza a frotar la espada contra su cuello, cada vez más rápido.

Niños, no hagáis esto en casa.

3) Cualquier persona sensata se lo pensaría dos veces antes de rascarse el cuello con el filo de una espada, pero Voldo no.

A él le gustan las emociones fuertes, las mallas de rejilla y los atardeceres en la playa.

4) ¡El frotar se va a acabar!

Ese eslogan publicitario se ha convertido en la meta de todo soltero, pero para el caso que nos ocupa, la espada se hace añicos ante un desconcertado Voldo, después de darnos una serenata a medio camino entre un enjambre de moscas y un violín mal afinado.

La explosión arroja a Voldo por los suelos, y Namco repite la jugada desde diversos ángulos, como si esto fuera Estudio Estadio.

5) De rodillas, Voldo sólo puede limitarse a menear la cabeza, mirar – es un decir – al cielo y respirar muy fuertecito, ya que los correajes de cuero le impiden gritar.

Tanta pelea para nada, tanto músculo en balde.

El último deseo de su maestro no ha sido cumplido.

Voldo, dedícate a otra cosa, hombre de Dios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.