EN RECUERDO DE ANTONIO G. DE SANTIAGO

Colaborador en Micromanía y alma del inolvidable Tebeo Informático.

El pasado 23 de noviembre fallecía, a los 60 años de edad, Antonio G. de Santiago, maravilloso ilustrador y responsable de introducir a toda una generación de chavales en el mundo de los videojuegos.

Puede que su nombre no le diga nada a nuestros lectores más jóvenes, pero los que crecimos leyendo la primera etapa de Micromania y El Pequeño País tenemos una deuda con él.

Antonio G. de Santiago era el autor de las inolvidables ilustraciones que acompañaban a muchos de los Patas Arriba y otras secciones, que aparecían en las páginas de la primera etapa de Micromania – antes de que la cabecera adoptase su famoso formato “sábana” -.

Junto a los textos de J. Ignacio Moreno, De Santiago nos deleitaba con su particular visión – aquellos inolvidables monigotes con grandes narices – de nuestros héroes y villanos favoritos de Spectrum y Amstrad, e incluso era el autor de los “pokes” con los que adquiríamos vidas y otras ventajas en los juegos – algo que siempre negábamos en los recreos -.

Pero quizás el mayor legado que nos dejó fue El Tebeo Informático, la sección dedicada a los videojuegos dentro del suplemento El Pequeño País del diario del Grupo Prisa.

Entre sus páginas, Antonio G. de Santiago analizaba los mejores lanzamientos del momento en unas reviews acompañadas, como no, por sus ilustraciones.

También fue el responsable de otras memorables secciones del suplemento infantil, como Oficina de Patentes.

Desde Xtreme Retro queremos dar el pésame a su familia y a todos los que descubrieron la microinformática gracias a él.

Descanse en paz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.