ETERNAL CHAMPIONS (PARTE 2)

Incluso antes del lanzamiento de la versión para Mega Drive de Eternal Champions, el equipo ya planteaba llevar el juego a Mega CD y Game Gear.

Esta última versión jamás llegaría a ser una realidad, como explica Michael: “Fue por una cuestión de tiempo, y además influyó el hecho de que Interactive Design pasó a convertirse en Sega Interactive.

Con ello, el staff dirigió su mirada hacia otros proyectos y el desarrollo en Game Gear ya no parecía tener sentido.

Consideré la opción de traspasar el proyecto a otro equipo, pero era consciente de las dificultades que habíamos pasado con el mayor cartucho de Mega Drive producido hasta la fecha, así que un port directo a Game Gear habría sido muy pobre”.

En cambio, la versión de Mega CD sí llegó al merado, y demostró el potencial que escondía el cacharro.

Hubo demasiados lanzamientos iniciales de Mega CD que consistían simplemente en un port de cartucho y una anodina banda sonora”, recuerda Michael, quien deseaba algo mejor para Eternal Champions en el sistema.

Queríamos meter un montón de contenido oculto para los fans más hardcore”.

Bajo el título de Eternal Champions: Challenge From The Dark Side, el juego se centraba en la aparición de Dark Champion, el equivalente malvado al Eternal Champion.

Challenge From The Dark Side incorporó cuatro nuevos luchadores al plantel ya conocido, más un notable reparto de personajes ocultos.

Entre ellos estaban Blast y Chin Wo, rescatados de la mesa de diseño del primer juego, además de cinco animales – ¡incluyendo un pollo! – e incluso un político corrupto cuyo estilo de lucha recibía el nombre de “deshonestidad”.

El tipo estaba inspirado en la célebre polémica sobre la violencia en los videojuegos que tuvo su cénit con las audiencias del Congreso de EE.UU. de 1.993.

Este fichaje continúa siendo una particular fuente de placer para Michael: “Sigo alegrándome de haber incorporado a Joe Lieberman como el senador del juego; me gusta la idea de que no le hiciera ninguna gracia”.

Pero las novedades no acabaron ahí.

Quería mejorar la IA”, detalla Michael.

El equipo se sintió liberado al mejorar las animaciones de los personajes, tras dejar atrás las limitaciones del cartucho.

Erik Wahlberg se centró en mejorar el sistema de lucha, yo añadí todas aquellas muertes y él tuvo que bregar con el trabajo más duro, hacer que todo funcionara incluyendo el nuevo sistema de combos”.

La larga lista de mejoras se tradujo en una revisión notablemente mejorada del original, una experiencia aún más intensa e inolvidable – aunque la dificultad seguía siendo terrible -.

Challenge From The Dark Side resultó ser, además, mucho más oscuro y sangriento.

Me di cuenta de que muchos de los jugadores de la consola de SEGA eran adultos que habían crecido con la Atari”, explica Michael.

Eternal Champions siempre había sido oscuro y enfocado hacia una historia, y con la aparición del CD se me presentó la oportunidad de ahondar en la narrativa.

Además, no olvidemos la influencia del Dark Champion sobre todo lo que sucedía en aquel juego.

A diferencia del Eternal Champion, que representaba lo positivo, el Dark Champion era el reverso negativo, el Yin respecto al Yang.

Con él llegó un cambio en el tono del juego”.

Esto dio como resultado la incorporación de nuevos movimientos mortales, más sangrientos que los vistos en el cartucho, y entre ellos destacaban los cinekills – muertes especiales que se mostraban a través de secuencias FMV -.

Pese a todas estas mejoras, el lanzamiento de Eternal Champions: Challenge From The Dark Side en 1.995 fue acogido por la mayoría de las revistas de la época con menos entusiasmo, aunque siguió recibiendo buenas puntuaciones a cargo de medios como CGV y Sega Power.

Como era de esperar, tratándose de un lanzamiento tan tardío para el ya moribundo Mega CD, el juego vendió mucho menos que su antecesor de cartucho, y hoy en día se ha convertido en una notable pieza de coleccionismo, tanto por su calidad como por su crudeza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.