EVERYBODY’S TENNIS

Everybodys Rennis PS2 PlayStation 2 Pixel Art Xtreme Retro

EL MEJOR REVÉS AL ABURRIMIENTO

Tras muchos años de exitosos experimentos y unos cuantos grandes juegos de golf, Clap Hanz decidió probar suerte y adentrarse en el mundo de la raqueta.

Al igual que pasara en su día con los Everybody’s Golf, Everybody’s Tennis es una muy particular y desenfadada forma de interpretar este deporte, y no sólo por el aspecto de sus personajes y escenarios.

tenis_big2

Fieles a su fórmula, el rigor de cualquier juego de tenis serio se mezcla aquí con golpes absolutamente increíbles y llenos de efectos especiales.

Así, por ejemplo, serás testigo de cómo una bola cambia de trayectoria por completo nada más tomar contacto con la pista.

Esos golpes especiales son frecuentes en los saques, aunque no todos los personajes tienen estas capacidades, ni las utilizan continuamente.

Digamos que esas son cosas accesorias, y que se trata de un título serio con cierto gusto por las fantasmadas.

De hecho, uno de los aspectos más importantes reside en golpear en el momento justo la bola y, según lo hagas, aparecerán unos símbolos que te otorgarán mayor o menor precisión.

ten02

Es divertido, rápido, muy jugable y cuenta con los alicientes necesarios para hacer disfrutar a los aficionados del género.

La única pega que le vemos es que anda un poco corto de modos, y que no posee torneos reales.

GOLPES ESPECIALES

No todos los personajes tienen la misma facilidad para ejecutarlos, pero al dominarlos pueden ser vitales; sobre todo a la hora de sacar.

Gracias a ellos, podrás alcanzar velocidades de vértigo y realizar efectos absolutamente increíbles que sacarán al rival de la pista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.