EXIT 2

La definición de héroe es, en el caso de los videojuegos, relativamente directa: alguien que mata montones de cosas.

Pero el señor ESC de Exit 2 es un poco distinto.

Es algo así como un servicio de emergencia formado por un solo hombre que corre por edificios en llamas, guía a niños hasta la salida, salva a personas de sus propias andanzas y lleva a los heridos sobre los hombros antes de desaparecer con alguna floritura.

Los niveles de Exit 2 son ambientes bidimensionales con puzzles construidos a partir de fuego, bloques y las propias víctimas.

Hay personitas esparcidas por todas partes; algunos son adultos musculosos, otros tienen la pierna rota, o son niños atrapados en rincones y abandonados a su suerte.

Todos te siguen como lemmings, y también se parecen un poco a las criaturas que aparecen en Lemmings: cada tipo de persona tiene su habilidad.

Y todo sucede bajo una presión estricta de tiempo.

La mejora respecto del Exit original consiste totalmente en los nuevos tipos de civiles, y en cómo sus habilidades permiten variar la plantilla del rompecabezas.

Además, es un juego que disfruta con la simetría, muchos de sus niveles están construidos para funcionar como un reloj, y se inician con la secuencia exacta de movimientos.

Claro que también es uno de los motivos por los que el juego puede resultar frustrante, puesto que se antoja inevitable reiniciarlo varias veces en las etapas más duras.

A menudo los puzzles de Exit 2 son impenetrables en un principio, los objetos deslizantes y el orden de las soluciones quedan literalmente oscurecidos por el desastre que los rodea.

Por eso, cuando los solucionas, llevas a todo el mundo a un lugar seguro, sales corriendo el último por la puerta y la gente se quita el sombrero, no sólo te sientes como una pieza más del engranaje, ¡eres un héroe!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.