FADE TO BLACK

50 años después de su primera gran aventura, un aciago destino vuelve a interponer al bueno de Conrad frente a los intereses de aquel malvado imperio alienigena.

Preso en una base lunar, su futuro pende de un hilo.

Flashback tan solo fue el comienzo. Ahora, en Fade to Black os aguarda el inevitable final.

Ya en el año 1.993 el equipo de programación Delphine Software, con Paul Cuisset a la cabeza, revolucionó el panorama “videojueguil” con aquel largamente recordado Flashback.

No en vano, esta compañía afincada en Francia ya dio señas de calidad, talento y buen hacer con el mitificado Another World, que sirvió para asentar los fundamentos sobre el uso del rotoscoping, cosechando un éxito sin precedentes.

Dos años fueron necesarios para que aquel laureado equipo decidiera continuar la compleja historia de Flashback en los distintos ordenadores compatibles. Un éxito que pretendieron repetir en PlayStation.

El año transcurrido desde el lanzamiento inicial de Fade to Black, que data del 1.995 y la supuesta capacidad que atesoraba la 32 bits de Sony respecto a otros ordenadores le resultaron útiles al equipo de desarrollo para mejorar aun más si cabe el acabado gráfico del juego, sustituyendo para la ocasión los polígonos planos que lucía el original por unas más elaboradas texturas, que eran especialmente notorias en los sprites del personaje central, así como en el resto de enemigos y objetos con que nos toparemos a lo largo de la aventura.

La parte negativa es que este virtuosismo gráfico repercute de forma directa sobre la velocidad del juego, aunque sin duda es un justo precio a pagar por disfrutar de un más que renovado aspecto visual.

Aquellos afortunados usuarios que dispongan de la oportunidad de conectar la consola a un equipo H-Fi, tendrán la ocasión de deleitarse con uno de los mejores apartados sonoros de cuantos fueron audibles en la etapa de 32 bits.

Una vez escogido el idioma, que a buen seguro en su mayoría se decantarán por el inglés, y los textos, donde ahora si es posible seleccionar un perfecto español, estaréis listos para afrontar el reto que os propone este Fade to Black.

Respetando la clásica jugabilidad que ya pudimos disfrutar en Flashback, esto es, una mezcla soberbia entre una trama sobrecogedora, un manejo a la altura de los mejores, y unas animaciones sobresalientes, la narrativa nos traslada al año 2.190, cuando Conrad se ve preso una vez más de estos malvados alienigenas tras pasar nada menos que 50 años vagando por el espacio.

Su cometido para la ocasión consistirá en unirse a la única organización que le ofrece resistencia a este poderoso imperio venido desde otros vastos y lejanos mundos.

Para ello, os veréis obligados a desarrollar tareas tan dispares como rescatar prisioneros, sabotear determinados elementos, e incluso pilotar sendas naves a través de enmarañados laberintos.

Pero los inicios no serán tan sencillos, pues tendréis que garantizaros vuestros propios medios para conseguir escapar así del cautiverio, ya sea recolectando armas y otros utensilios necesarios para afianzaros el progreso en esta interesante aventura.

Si bien esta secuela no resulta tan innovadora y revolucionaria como lo fue en su día el título que dio inicio a la saga, no es menos cierto que sigue siendo un buen juego capaz de hacer las delicias de una gran base de usuarios.

RESUMIENDO

Los gráficos, que ya eran buenos en los ordenadores, mejoraron en la versión de PlayStation, donde se usó con maestría el texture mapping que conseguía un espectáculo visual digno de mención.

La música, con no pocas referencias al recomendable trabajo de John Williams, resultó ser una delicia, más aun si se podía conectar la consola a un equipo HiFi, convirtiendo la experiencia sonora en todo un espectáculo auditivo.

Y la jugabilidad, como no podía ser de otro modo, sigue siendo en la actualidad todo un ejemplo a seguir, consiguiendo aunar una belleza gráfica envidiable con una adicción a la altura de muy pocos elegidos. Tened presente, eso si, que familiarizarse con el control no resultará una tarea sencilla, pero una vez superado este pequeño inconveniente Fade to Black puede ser un juego tan divertido como el que más.

En definitiva, lo que aquí os espera a grandes rasgos es un Flashback adecuado a las consabidas 3D, en un mundo donde Delphine Software se desenvuelve con soltura, conservando la ya de por si explosiva jugabilidad del primero, con la justa innovación para dejar a su continuación a la altura de los clásicos, si bien ha pasado más desapercibida que el original.

De haber incluido a modo de extra el Flashback que vio la luz en el año 1.993, posiblemente estaríamos hablando de un super ventas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.