FAMILY DOG

Family Dog Pixel Art Xtreme Retro Super Nintendo

Debo admitir que me aproximé a Family Dog con todas las precauciones mundanas después de que las escasas webs donde se evalúa el juego subrayaran, y para nada de forma positiva, una singularidad que resulta imposible obviar a la hora de afrontar el correspondiente análisis.

El título bebe con descaro de un argumento que, lamentablemente, fue calificado de terrible, y causó estragos en la malograda serie televisiva que, no obstante, se originó a partir de la obra de los ilustrísimos Brad Bird y Tim Burton.

Cabe destacar que no me considero un purista de lo jugable por encima de la narrativa, aunque existen diversas cuestiones inapelables en lo que respecta a mi experiencia como aficionado y que es preciso matizar, para evitar en la medida de lo posible hipotéticas confusiones.

Para empezar, si elaboro una lista de mis juegos favoritos, llegaremos a la inequívoca conclusión de que, por norma general, el argumento resulta meramente anecdótico o incluso inexistente; salvo honrosas excepciones, claro está.

En segundo lugar, aunque no tengo nada, a priori, en contra de aquellos lanzamientos donde la narrativa se perfila, hasta cierto punto, fundamental, tal como viene siendo costumbre en toda suerte de juegos inspirados en largometrajes o seriales; y a pesar de haber disfrutado con no pocos títulos supeditados a un guión no necesariamente exquisito, aquellos que sí me han cautivado lo han hecho a pesar de la trama, y no gracias a ella.

Si bien es preciso acentuar que las aventuras gráficas o, en su defecto, conversacionales, y los tradicionales RPG’s juegan en otra liga bien diferenciada.

Lo que vienen siendo las últimas generaciones, para que nos entendamos.

Y por último, las historias que he considerado sacrosantas, imprescindibles, memorables, e impregnadas a su vez de un fuerte componente filmico, o todas las variantes que ustedes quieran, se originan a partir de la consagrada etapa de 32 bits, con añejas sagas de culto del calibre de Metal Gear Solid, Castlevania, Legend of Zelda o algún que otro Survival Horror primerizo y demás ralea, pues todos ellos presentan una base literaria ciertamente acusada, y una serie de mecánicas que no se estilan en la actualidad.

Total, que de partida, todo me hacía presagiar lo peor con este Family Dog.

Family Dog Pixel Art SNES Xtreme Retro

Felizmente, el diseño de los manidos personajes, y en particular del atípico protagonista, acicateó mi curiosidad desde la primera partida.

Respecto al juego propiamente dicho, está estructurado en diversos capítulos a imagen y semejanza de la serie original, que, según afirman otras tantas páginas de habla inglesa, invitan al suspiro fuerte y al puñetazo padre sobre la mesa.

Es decir, una apuesta clarísima por una narrativa lineal, clásica, completamente guiada y, sin embargo, lo bastante interactiva.

La mala impresión inicial, si es que la hubiera, pronto se difumina con los pequeños detalles jugables y las agradecidas referencias visuales; y es que superar los posibles prejuicios hacia la homónima serie supone el punto de partida inicial para entender este discreto cartucho.

Llegados a este punto, merece la pena destacar que sus virtudes residen en aquellos resortes propios de la mismísima serie: situaciones originales, ritmo correcto y un sentido del humor, cuanto menos, singular.

El guión del juego se antoja, si cabe, más cautivador, aunque en términos muy propios, pues se apoya en códigos perfectamente integrados en el medio.

Sería ridículo toparnos en cualquier otra aventura con un personaje tan esquemático y unidimensional como el sufrido perro.

Aquí lo sigue siendo, pero funciona con maestría, pues ese rasgo de carácter se evidencia conveniente para justificar un programa que se pretende motorizado por su trama, pero que también aspira a un desarrollo altamente satisfactorio.

Y así, el endeble esqueleto argumental que causó estragos con la serie inaugural, se convierte en una agradecida excusa para explotar, una vez más, la mecánica del género.

Family Dog Pixel Art Super Nintendo Xtreme Retro

Es entonces cuando los aficionados, entre los que me incluyo, se percatan de cuantiosos detalles deliciosamente perversos, más propios de la obra de Tim Burton.

Por ese motivo, el jugador sin prejuicios ni manías debe ser capaz de perdonar evidentes carencias, como el perfectible diseño de cada escenario.

Las situaciones disparatadas hasta el extremo, o las continuas penurias que atosigan al desdichado can, reducidas a la categoría de chiste desquiciado, se tornan en algo emocionante precisamente gracias a su esquematismo, por saber distanciarse de sus competidores directos, y el juego consigue entramar ocasionales momentos de brillantez sin que resulten artificiosos.

Dicho esto, Family Dog no es, ni mucho menos, un gran videojuego.

No exactamente.

Ni parece pretenderlo siquiera.

Pero funciona a las mil maravillas como un clásico plataformas, asequible, quizás olvidable, pero que está muy lejos de resultar la tortura que se ha leído en el extranjero.

El uso de las pequeñas intros para afianzar el progreso, o la temática que funciona como nota al pie de la dinámica del género, son ingredientes lo suficientemente atractivos como para contentar a los jugadores de la vieja escuela con dos dedos de frente, pero sobre todo, abrió un camino para futuras adaptaciones que bien podrían depararnos alguna grata sorpresa en el futuro.

Si somos capaces, durante el periplo, de sobrevivir a la maligna influencia televisiva que atesora el cartucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.