FEAR EFFECT: APOLOGÍA DEL LESBIANISMO

Tras el inconmensurable éxito alcanzado con Tomb Raider, Eidos trató en vano de repetir fortuna comercializando otro título protagonizado por dos hermosas féminas de armas tomar.

El juego en cuestión pasó a convertirse en la precuela del popular Fear Effect, una suerte de aventura gráfica recomendada exclusivamente para mayores de edad, con un diseño que recordaba en gran medida al de los dibujos animados, aunque sin llegar a equipararse en cuanto a calidad se refiere con la sobresaliente técnica del cell shading.

En esta segunda entrega, bautizada para la ocasión como Fear Effect 2: Retro Helix, los encargados de su desarrollo decidieron introducir a una nueva compañera de reparto en la trama tanto o más bella que HanaTsu, la indiscutible protagonista original, para más señas.

Dicho programa hacía gala de ciertas escenas en las que se adivinaba una relación amorosa entre ambas heroínas, que venían precedidas por frases cuanto menos explícitas, referidas a una historia de “asesinato, mutilación y deseo“.

Este tipo de imagenes calenturientas sirvieron para promocionar la nueva creación de Eidos, pero resultaron tan evidentes que llegaron incluso a ser censuradas en los Estados Unidos, allá por los albores del año 2.000.

Por si esto no bastara, la descripción que se daba de ambas mujeres pecaba de sexista y poco sutil, pues incluía frases dilapidarias como “compañeras y algo más…” o “deseada por muchos y poseída por ninguno“.

No obstante, estas argucias no bastaron para captar el interés de los usuarios, de modo que su escasa trascendencia pronto acalló las duras críticas vertidas por las asociaciones de padres, e incluso de algunos consumidores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.