FEAR EFFECT

 
– ¡Por fin un juego basado en mi grupo de música favorito!
Has leído mal: en el título no pone Fear Factory, sino Fear Factor.
Se rumorea que el equipo de Kronos Entertainment estaba aburrido de repetir semejante aclaración, y decidió cambiar el nombre del juego por el de Fear Effect en el último momento.
Anécdotas aparte, lo cierto es que esta aventura no tardó en acaparar la atención de todos los aficionados al género, pues aunaba en un solo título muchos de los elementos que ensalzaron a clásicos imperecederos como Resident Evil o Blade Runner, y ese inconfundible estilo que caracteriza a las películas de acción oriundas de Hong Kong.
Dicho programa nos propone encarnar a uno de los tres mercenarios, cuyo cometido consiste en rescatar a la hija de un poderoso magnate chino y, de paso, embolsarse la jugosa recompensa.
Los escenarios de Fear Effect recuerdan poderosamente a los entornos prerrenderizados de Resident Evil, aunque incluyen escenas FMV en los fondos para simular el look de aquellas grandes ciudades tan ajetreadas.
El control por su parte también se inspira en la obra de Capcom, pese a que los distintos personajes pueden correr y disparar a la vez con dos pistolas a varios objetivos, e incluso pelear cuerpo a cuerpo.
El guión os exigirá asumir el rol de los tres protagonistas – la experta en operaciones secretas Hana Tsu-Vachel, el mercenario Royce Gias y el maestro en explosivos Jakob “Deke” Decourt – a lo largo de toda la aventura.
Respecto al juego en sí, huelga decir que Fear Effect hace referencia al medidor de adrenalina, que equivale a lo opuesto de la barra de salud habitual en este tipo de programas, y se basa en el miedo que experimentan los usuarios.
De modo que el medidor comprueba su nivel de tensión ante situaciones críticas, afectando al desarrollo del propio juego.
En síntesis, si consiguen adrenalina, seguirán vivos.

Una excusa perfecta para vivir acción frenética en PlayStation.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.