FERRARI F355 CHALLENGE: PASSIONE ROSSA

Yu Suzuki, animado por su pasión hacia los Ferrari, creó Ferrari F355 Challenge.

El juego fue concebido y adaptado para coin-op, partiendo de unas vistas de los cuarteles generales de Ferrari en Maranello y de las lustrosas curvas del propio F355.

Pero Ferrari 355 Challenge goza también de una sensibilidad para la simulación que no suele aflorar en los juegos arcade.

En realidad, junto a Sega Rally, que convirtió la técnica de conducción sobre pistas de tierra en amplios derrapes sólo controlables con las ayudas desconectadas – la única forma satisfactoria de jugar -, Ferrari F355 Challenge parece prácticamente imposible de dominar.

Acabar la carrera es, de por sí, un logro.

Con el típico apretón de acelerador y la patada al freno, sólo conseguiremos salirnos.

Hay que afinar mucho, incluso, para conseguir un buen arranque.

Y aun así, Ferrari F355 Challenge mantiene todas las limitaciones de tiempo y formato: el delicioso “Game Over, yeah!” de SEGA cuando el jugador no consigue llegar al punto de control, o las mínimas opciones de juego, con la propia carrera y un modo campeonato.

En las versiones de consola ni siquiera se pueden guardar los datos del campeonato, y es ahí donde sospechamos por qué el arcade es la opción ideal para correr en auténticas condiciones de simulación.

Hay una versión de coin-op con tres pantallas que permite utilizarlas como retrovisores, y da la sensación de estar pilotando un coche de verdad.

Todo es parte de una experiencia única e intensa.

Y es que los juegos arcade no perdonan.

Te obligan a luchar por tus recompensas, y raramente te arrepientes de haber fallado en el intento.

Estás ahí para correr, no para ganar.

¿Tan apasionante como conducir un auténtico F355?. Casi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.