FINAL FANTASY TACTICS

Hoy en día, los productos derivados de Final Fantasy están por doquier, pero en 1.997, la idea de lanzar un título que no formara parte de las series en boga era impensable.

Es más, Final Fantasy Tactics, un juego de rol histórico y táctico, guarda pocas semejanzas con el original, excepto por unos pocos Chocobos y la magnitud de sus espadas.

No obstante, se convirtió en uno de los mejores títulos de la serie, e incluso de su generación.

Y con razón.

Posee una estrategia por turnos bien equilibrada y ejecutada, que mezcla su magnífica narrativa con una mecánica gratificante.

Las batallas tienen lugar en campos isométricos tridimensionales, cubiertos con una retícula, y a cada turno se ponen en movimiento un cierto número de cuadros – dependiendo de la clase y la indumentaria del personaje – antes de lanzar el ataque sobre una unidad enemiga.

Si la unidad es un caballero, el objetivo deberá encontrarse en un cuadro adyacente, pero si se está controlando a un arquero, o a un mago, pueden utilizarse armas de mayor alcance.

Cada acción, desde un golpe de espada hasta la ingestión de una pócima, da puntos de experiencia – para perfeccionar al personaje – y puntos de trabajo – para incrementar sus habilidades en la especialidad escogida -.

Es un sistema clásico cuyos mecanismos resultarán familiares a los admiradores de juegos como Disgaea, pero pocas veces resultan tan sólidos y utilizables.

Pese a las alabanzas de la prensa especializada, que no dudó en ensalzar su argumento, banda sonora, jugabilidad profunda y envolvente, y por supuesto, la sofisticación de los gráficos de Akihiko Yoshida, el título gozó de un éxito relativo fuera de Japón.

Pero no alcanzó los mercados europeos hasta el relanzamiento de la superlativa PSP, que lo subtituló War of the Lions.

Sobra decir que la última versión es altamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.