FINAL FANTASY VI

Final Fantasy VI es una entrega sorprendente en medio de una serie criticada, en ocasiones, por ser demasiado predecible.

A pesar de compartir muchas similitudes con sus antecesores – las ciudades, las mazmorras, la música y el sistema de batalla -, en muchos aspectos el juego se rebela contra sus propias reglas.

En Final Fantasy VI hay un extenso elenco de personajes en lugar de un solo protagonista, algo inusual para los juegos de rol japoneses.

Además, todas las personalidades que puedes controlar tienen una forma única y diferente de comportarse en la batalla, por no hablar de su abundante historia personal que irás descubriendo.

Sin duda, la historia de Final Fantasy VI resulta insólita en la serie, repleta de bromas visuales y chistes ingeniosos.

No adolece de ninguno de los excesos de anime abotargados que tan a menudo desmerecen los títulos de su género.

Cada personaje tiene sus motivaciones verosímiles, sus defectos y sus rarezas, lo que aporta riqueza a la narración.

La trama mantiene bajo mínimos la metafísica fantástica, y se centra en la política y en la construcción de un imperio, lo cual hace que el juego mantenga los pies en el suelo y sea más terrenal.

Las atractivas escenas, que caminan en la cuerda floja entre la profundidad y la comedia, te animan a progresar, y el hecho de que tu personaje no tenga como objetivo el desgaste en las batallas, ayuda a mantener el interés y la emoción del jugador, algo que no acostumbra a ser habitual en los juegos pertenecientes al género.

Las batallas, aunque más ortodoxas que las historias, son maravillosamente creativas, y los rasgos individuales de los personajes logran que los combates sean apasionantes.

Y para los que se lo perdieron en Super Nintendo, el relanzamiento en Game Boy Advance de Square Enix se nos antoja altamente recomendable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.