FINAL FANTASY VII: ADVENT CHILDREN

Tras una primera experiencia cinematográfica fallida – en lo comercial, que no en lo artístico -, la saga de RPG‘s por excelencia regresó a la pequeña pantalla de la mano de Tetsuya Nomura – director de Kingdom Hearts y su secuela, para más señas – y el resto de componentes de Square Enix.

Para la ocasión, no quisieron complicarse la existencia con enrevesados argumentos, a diferencia de La Fuerza Interior, y apostaron por ofrecer a todos los aficionados de la séptima entrega – sin lugar a dudas, una de las más vitoreadas por el gran público – justo lo que estos demandaban: una continuación directa de las aventuras y desventuras de Cloud, Tifa, Barret, Vincent y compañía, tras la derrota de Sephiroth y la caída del Meteoro.

Los gráficos generados por ordenador, que tan bien domina la compañía desarrolladora en sus juegos, conforman un espectáculo visual que poco o nada tiene que envidiar a las producciones de Pixar, lo que no es decir poco precisamente; y la banda sonora del simpar Nobuo Uematsu consigue restarles incluso protagonismo a las gratificantes imágenes, tal es su magnificencia.

Si sois seguidores de la serie disfrutaréis con el peculiar periplo de estos atípicos héroes, y descubriendo qué sucedió con todos ellos.

En caso contrario, probablemente la trama os parecerá compleja a la par de confusa, pero eso no os impedirá disfrutar igualmente con las espectaculares secuencias de acción que ocupan buena parte del metraje.

CONTENIDO EXTRA EN DOS DISCOS

Pese a que gran parte de los contenidos adicionales se comercializaron inicialmente en un segundo disco – cómo se hizo, un breve documental de su estreno en el Festival de Venecia, un adelanto de otros juegos basados en el universo de Final Fantasy VII, escenas eliminadas, promociones varias, etcétera – el extra más interesante se encuentra en el primer DVD; nada menos que un montaje del título original, que sirve además para resumir la historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.