FINAL FANTASY VII

A estas alturas pocos son los que no conozcan, al menos de oídas, la epopeya de Cloud Strife y compañía; una de las mayores superproducciones gestadas para PlayStation: Final Fantasy VII.

Su salida en nuestro país, allá por las navidades del año 1.997, supuso el asentamiento de los RPG por turnos.

Y lo cierto es que, pese a todo el tiempo transcurrido desde entonces, a día de hoy sigue siendo uno de los mejores RPG de cuantos se pueden encontrar, el juego de rol por excelencia, como dirían algunos aficionados de la serie.

No en vano, desde su lanzamiento batió todos los records posibles de ventas en Japón, donde en tan solo los tres primeros días alcanzó los dos millones y medio de copias vendidas.

La banda sonora original de Nobuo Uematsu, que salió el 10 de febrero, escaló hasta el tercer puesto de las listas de éxitos japonesas, algo que no había ocurrido nunca en la industria del videojuego.

Hasta aquel entonces ningún Final Fantasy de Famicom (NES) o Super Famicom había sobrepasado los tres millones de unidades vendidas, y en números globales ya se superaban los 16 millones de Final Fantasy vendidos en Japón desde 1.987.

Como podéis ver, las cifras hablan por si solas.

El desmesurado éxito que obtuvo el programa en todo el mundo – en España fue aclamado como el mejor juego del año 1.998 – se fundamentó en su elaborado argumento, que trata con maestría temas como el amor, la amistad, el sacrificio, o la defensa de la naturaleza; todo ello engalanado con un ambiente mágico y épico a su vez.

Para representar este apasionante hilo argumental Square optó por otorgar a sus personajes un estilo super deformed, es decir, con un cráneo desproporcionado, y empleó gráficos renderizados para mostrar las distintas localizaciones en las que transcurre la aventura.

Ni que decir tiene que el acabado gráfico es como poco memorable, más aún si se tienen presentes las contínuas secuencias de vídeo que salpican la evolución de la trama y le confieren un desarrollo casi cinematográfico.

No obstante, pese a todos estos alardes gráficos y argumentales, la piedra angular de los tres compactos reside en su complejo sistema de juego.

Gracias a unos elaborados menús será posible equipar a los personajes disponibles con una gran cantidad de armas, armaduras, hechizos y objetos que potencien sus habilidades intrínsecas.

Por su parte, los combates por turnos gozan de un dinamismo y agilidad poco habituales en un RPG de corte clásico, sin olvidar la espectacularidad de algunos ataques, ejecutables mediante distintos menús desplegables, que indicarán las habilidades con las que cuenta el personaje en cuestión.

Pero lo que hace que Final Fantasy VII sea especial, aparte del sobrado carisma de todos y cada uno de los personajes, su envolvente historia y su sobresaliente sistema de juego, es la existencia de innumerables detalles que completan al argumento.

Por citar tan solo alguno de los muchísimos ejemplos disponibles, en sus aproximadas 60 horas de duración será posible introducirse en cuantiosas historias secundarias que, sin ser imprescindibles para completar la aventura, le otorgan nuevos alicientes.

Final Fantasy VII es un título que debe ser jugado con calma, degustando cada una de las divertidas situaciones que lo componen, siguiendo con entusiasmo su particular argumento y, si ello fuera posible, descubriendo cada uno de los miles de secretos que atesora.

No es un juego cualquiera, es una historia apasionante que consigue como pocas meter al usuario en la piel de los protagonistas y hacerle experimentar todo tipo de situaciones.

A destacar su precioso argumento, sus excepcionales gráficos que cuentan con unos escenarios prerrenderizados y ofrecen una belleza sin igual, su duración, su música, y la inclusión de minijuegos, como el del snowboard o la moto, que otorgan una variedad y vistosidad rara vez vista en un programa de estas características.

Mención especial para el esfuerzo llevado a cabo por SCE España para traducir el juego, merecedor de todos los aplausos, que fue posible gracias al empeño e ilusión de personas como María Jesús López (Directora Gerente) o Juan Montes, de SCE Europa.

Y es que todo destila genialidad y madurez en esta solvente entrega de la serie, una obra maestra de la programación a la que tan solo se le puede reprochar que algunos combates pequen de repetitivos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.