FINAL FANTASY VIII

No fueron pocas las revistas de la época que le otorgaron a Final Fantasy VIII la máxima puntuación en todos sus apartados.

¿Significa eso que estamos ante un título perfecto?, seguramente no.

¿Será entonces que dicho juego estaba a años luz de sus competidores directos?, podéis apostar por ello.

Pero antes de hablar de cosas intengibles, sería preferible desgranar las virtudes de este coloso del género RPG tratando aspectos más obvios.

En el apartado visual no se le puede poner ni un “pero“.

Las secuencias de vídeo son de tal belleza que, a su lado, las del legendario Final Fantasy VII se quedan en un mero boceto de lo que deberían haber sido.

No en vano, Square tuvo a bien utilizar la técnica de captura de movimientos para su elaboración, dotando a escenas como la del baile de graduación de un realismo fuera de lo común.

Respecto a los fondos renderizados… ¿Qué os podría decir a estas alturas?.

Cuando parece que ya has visto los mejores decorados del juego, siempre encuentras otra localización que sube de nuevo el listón.

Si a eso le añadimos que los personajes mantienen siempre un aspecto estilizado en lugar de asemejarse a los famosos “clicks de Playmobil” – tal como les sucedía a Cloud, Aerith y compañía -, y que se muestran en pantalla todos los protagonistas del equipo en lugar de manejar sólo al lider, concluiremos que las mejoras en aras de un mayor realismo son más que notables.

También se han perfeccionado ligeramente los gráficos de las batallas, aunque en esta ocasión los personajes han sido recubiertos de unas fantásticas texturas en lugar de utilizar sombras gouraud.

Mención especial para el increíble trabajo audiovisual que han realizado los programadores para plasmar las invocaciones de los Guardian Forces: pocas veces se había visto algo tan espectacular… y tan duradero.

CAMBIOS DE BATALLA

Y es que una de las poquísimas pegas que se le pueden poner a Final Fantasy VIII radica en que las batallas resultan ocasionalmente tediosas.

Por descontado, a todos nos gusta disfrutar con magias espectaculares; pero si por cada invocación pierdes más de 30 segundos viendo al monstruo de turno lucirse en pantalla, llega un punto en que cansa un poco.

Por suerte, hay cuantiosas innovaciones que le otorgan bastante gracia a los enfrentamientos.

Por ejemplo, casi todas las magias disponibles en el juego se obtienen extrayéndoselas a los enemigos, lo que aporta consigo alicientes extra al luchar contra pequeños rivales; de hecho, almacenar las magias más interesantes resulta primordial para afianzar el progreso.

Además el nivel de los contrarios será proporcional a la fuerza adquirida, por lo que podéis olvidar la vieja táctica de acumular materia para luego aplastar a los adversarios con total impunidad.

Con todo, una de las novedades más aplaudidas se centra en el sistema de enlaces con los Guardian Forces, que permiten a los héroes desarrollar mejores habilidades y especializarlos para crear complicadas estrategias de combate.

De esta manera podréis, por ejemplo, obtener capacidades tan interesantes como “Resucitar” o “Recuperar“, que a su vez pueden ser utilizadas tantas veces como sea necesario sin gastar magia alguna.

Por cierto, aquellos que busquen desesperadamente las clásicas armaduras por el juego, más vale que cesen en su empeño, porque éstas han desaparecido del mapa.

En esta ocasión tan sólo cabe la posibilidad de perfeccionar y fabricar nuevas armas siguiendo un sistema extraordinariamente complejo, para el cual serán vitales numerosos elementos, conocimiento y dinero.

Lo que no ha variado es la calidad de las composiciones del insigne Nobuo Uematsu.

La música acompaña perfectamente a la acción y lleva la emoción a flor de piel en los momentos oportunos – impresionante ese Liberi Fatali de la introducción que reaparece en el tercer CD-Rom -.

Respecto al tema de amor Eyes On Me, es difícil dar un veredicto.

Esta canción encajaría entre los mayores éxitos de programas como Eurovisión, pero es justo reconocer que ha hecho verter más de una lágrima al más machote de nuestros redactores.

TODO LO BUENO TIENE UN FINAL – FANTASY –

Hasta aquí todo suena maravilloso, pero lo que de verdad hará que estéis sin pestañear ante Final Fantasy VIII es su fabulosa historia.

Basta con decir que todos y cada uno de los discos que conforman el juego están a la altura de lo esperado.

Como de costumbre, irán desfilando protagonistas de lo más variopinto, como el intrépido Squall, que progresivamente irá mostrando sus sentimientos.

Por supuesto, la fuente principal de esta agitación no puede ser otra que Rinoa.

Por ella el héroe deberá atravesar medio mundo y parte del extranjero – nos referimos concretamente a un sorprendente viaje hasta una base espacial -, enfrentándose a peligrosos enemigos mientras nota cómo en su interior va creciendo un desmedido afecto por la muchacha, que finalmente germinará en un profundo amor.

Algunas de estas localizaciones son realmente dignas de toda loa y alabanza: el continente de Esthar, recreación de una inmensa metrópolis futurista; la base espacial, prisión de la bruja Adel; o el tétrico castillo final de la bruja Artemisa – si esto no es Gótico, con mayúscula, que venga Drácula y dé su veredicto -, con puzzles similares a los de Resident Evil o Silent Hill.

Conforme avancéis, el papel de algunos personajes secundarios pierde riqueza inexplicablemente – tal es el caso de Seifer, “el increíble malo menguante” – mientras que otros salen mejor parados, como Laguna, pues seréis testigos de hilarantes escenas en las que, para ganarse unas monedas, participa como actor en un film de bajísimo presupuesto.

Y en última instancia, en anhelado desenlace; tras derrotar al dificilísimo enemigo final – Sephiroth a su lado era poco menos que un vulgar navajero en cuanto a dificultad se refiere -, asistiréis a uno de los finales más largos de la historia de los videojuegos.

Aproximadamente 30 minutos consiguieron paralizar por completo al equipo de Xtreme Retro – cosa por otra parte no muy complicada – en los cuales se resuelve de forma magistral la trama al completo, incluyendo regresiones temporales, muertes, resurrecciones, y muchas, muchas brujas de por medio.

Al contrario que en Final Fantasy VII, las historias de todos los personajes quedan bien atadas, incluyendo alguna que otra sorpresa de última hora.

Un consejo para las almas sensibles: aprovisionáos de pañuelos, porque os aseguramos que vuestras glándulas lacrimales quedarán más secas que el depósito de nuestro redactor jefe a fin de mes.

FINALIZANDO

Square acertó de pleno.

Adquirir este título equivale a llevar una doble vida: la cotidiana, repleta de jefes, profesores, suegras y demás fauna, y otra paralela rebosante de magia, amor e historias épicas.

Lástima que tras 60 – 80 horas de juego la trama llegue a su inevitable final, despidiéndonos con gran pesar de Squall, Rinoa y compañía.

Magna ovación para la empresa desarrolladora, que volvió a llenar de fantasía la fría circuitería de la añorada PlayStation.

LOS OCHO DE FINAL FANTASY VIII

SQUALL LEONHART

Squall ejerce de bueno oficial de la historia, y al principio del juego es un estudiante en la academia de mercenarios Seed.

Durante su fiesta de graduación como soldado conoce a Rinoa, iniciándose una relación que se convertirá en uno de los ejes principales de Final Fantasy VIII.

RINOA HEARTILLY

Pertenece a la organización terrorista “Los Búhos del Bosque“, que lucha contra el espíritu de Galbadia.

Acude a la fiesta de graduación de Squall para pedir ayuda a los Seed.

Durante la mayor parte del juego es el auténtico motor de la relación romántica con el protagonista.

LAGUNA LOIRE

Laguna es un personaje que aparece en las misteriosas visiones que tienen Squall y sus compañeros.

Es un soldado del ejercito galbadiano que parece bastante más interesado en ir de juerga con sus amigos y ligar con una bella pianista, que en ejercitarse para la guerra.

SEIFER ALMASY

Este compañero de academia de Squall ejerce de antagonista tras caer bajo el influjo de la bruja Edea.

Su gran trauma es que, por culpa de su egoismo, nunca llegó a graduarse.

Su batalla con el mismísimo Squall durante la intro se os quedará grabada en la retina.

ZELL DINCHT

Es uno de los cadetes Seed que acompañan a Squall durante su examen de graduación.

Desde el principio se enemista con Seifer, e intenta – con poquísimo éxito – ganarse la amistad del protagonista.

QUISTIS TREPE

Es la instructora de Squall en la academia de los Seed – bautizada con el nombre de “Jardín de Balamb” -.

Al tener un año más que la mayoría de personajes, se siente con la obligación de protegerlos.

IRVINE KINNEAS

Es el mejor francotirador de los Seed, y por ello se le encomienda la misión de eliminar a la malvada bruja Edea.

SELPHIE TILMITT

Os la encontraréis deambulando por el “Jardín de Balamb“, y os acompañará durante todo el juego.

Y poco más que añadir, pues se queda en el mero cliché de chica alegre, infantil y extrovertida.

MÁS VALE CHOCOBO EN MANO…

Por muy bueno que sea, por muchos millones de copias que venda, o por muy Square que sea la compañía que lo programe, un juego de rol no puede llamarse Final Fantasy si no cuenta con la presencia de estas plumíferas aves llamadas chocobos.

Como no podía ser de otro modo, en la octava entrega tendréis la agradecida posibilidad de montar esta suerte de avestuces sobredimensionados .

Para cazarlos, será necesario adentrarse en unos extraños bosques circulares, donde el Chocopeque os proporcionará dos flautas con las que atrapar a estas esquivas criaturas.

Si sois capaces de dar la nota y tenéis paciencia suficiente, podréis obtener uno de estos simpáticos seres.

A modo de curiosidad, los afortunados poseedores de PocketStation encontrarán jugosos extras desde el primer bosque.

HAGAN JUEGO SEÑORES

Mientras que Final Fantasy VII estaba plagado de minijuegos, para la octava entrega se han decantado por incluir únicamente EL juego.

Sin grandes alardes técnicos, sin controles complicados, pero con una profundidad realmente conseguida, este juego de cartas coleccionables es algo más que un simple entretenimiento.

A pesar de no ser esencial para finalizar la aventura, os aseguramos que pasaréis tardes enteras tratando de conseguir “esa maldita carta que os falta“, en lugar de dedicaros a otros menesteres.

Aunque parezca increíble, la mayoría de habitantes del mundo dedica su tiempo libre a esta actividad, en lugar de atrincherarse en los campos de fútbol, y un largo etcétera.

Por tanto, en casi cualquier momento tendréis la oportunidad de retar a numerosos lugareños para echar una partida.

Pese a las consabidas variaciones, la mecánica básica combina elementos del Othello, las damas y la carta más alta.

Aparte de ser un atractivo añadido a la aventura principal, la creciente colección de cartas cumple la función de proporcionaros elementos indispensables para fabricar nuevas armas.

Mediante una habilidad del Guardian Force Quetzal, podréis transformar lo que – suponemos – son trozos de cartón en raros y esenciales componentes.

VIVIR AL LÍMITE

Tal como ya sucedía en Final Fantasy VII, en esta obra magna de Square los personajes pueden recurrir a los denominados “Límites“, unos devastadores ataques que causan estragos entre las filas enemigas.

En esta ocasión se ha variado bastante la mecánica, ya que para utilizarlos el personaje necesita estar próximo a la muerte, con el consiguiente riesgo de que aunque tengáis una gran ventaja, el mínimo ataque por parte de los rivales puede costaros muy caro.

Cada personaje tiene una manera particular de conseguir nuevos límites: desde obtener nuevas armas hasta leer revistas de perros o artes marciales, pasando por utilizar raros objetos.

Por cierto, si os agobian las interminables animaciones de los Guardian Force, esperad a ver los descomedidos límites de Squall; sirvan a modo de ejemplo las explosiones oriundas del universo Dragon Ball, capaces de destruir planetas a su paso, que comparadas parecen simples petardos de feria.

LOS GUARDIAN FORCES

En el momento de invocarlos podréis ir a tomar un refresco, preparar palomitas, o leer algún artículo de Xtreme Retro hasta que finalice su animación; sin embargo, los Guardian Forces son un elemento indispensable para llevar a buen término vuestra misión.

Monstruos impresionantes y poderosos donde los haya, aquí tenéis una pequeña muestra  de lo que os depara este añejo RPG.

  • ENTRADAS ALEATORIAS
    • KINGDOM HEARTS I.5 + II.5 REMIX

      EL REINO DE LOS CORAZONES RE-REMASTERIZADOS Uno de los motivos que hacen que la historia de la saga Kingdom Hearts sea tan difícil de seguir es que sus juegos se […]

    • TAPPER

      Poner una cerveza como es debido: un desafío en la vida real, y también en este juego. Concebida bajo los auspicios de Budweiser, la primera versión de Tapper para recreativas […]

    • SONIC RIVALS 2

      Lejos quedan los años de gloria para Sonic en Mega Drive, con unos títulos que batían récords de ventas. Y lo hacían porque tenían un concepto accesible y divertido: plataformas […]

    • APE ESCAPE

      Ape Escape fue uno de los juegos más prometedores y vitoreados de cuantos nos tuvo preparados Sony en los albores del año 2.000. En él controlamos a Spike, un joven […]

    • DISNEY’S BEAUTY & THE BEAST: BELLE’S QUEST

      Mucho tardaron en aparecer las respectivas versiones de uno de los clásicos más celebrados de Disney: La Bella y la Bestia. Pero al fin podemos disfrutar con Belle’s Quest, una […]

  • botón comentaristas xtreme V3
  • ÚLTIMOS COMENTARIOS