FIRED UP

fired-up-sce-london-studio-sony-computer-entertainment-psp-vehicular-combat-pixel-art-xtreme-retro

La mejor forma para definir este título de Sony es como un Twisted Metal, pero con mayor libertad de movimiento y una trama con misiones al estilo GTA.

A nuestra disposición tenemos todo tipo de vehículos armados, incluidos tanques, con los que tendremos que recoger paquetes, destruir enemigos, escoltar convoyes y un largo etcétera, al tiempo que recogemos ítems y armas.

fired-up-sce-london-studio-sony-computer-entertainment-psp-vehicular-combat-xtreme-retro-1

El control responde bien, aunque el juego cae pronto en la monotonía por su repetitiva mecánica y la escasa variedad de objetivos y misiones.

Ni siquiera sus combates Wi-Fi para 8 jugadores resultaban demasiado atractivos en el año de su estreno, pero es justo reconocer que el juego se siguió actualizando mediante contenidos descargables durante algún tiempo.

fired-up-sce-london-studio-sony-computer-entertainment-psp-vehicular-combat-xtreme-retro-2

Respecto al modelado de los vehículos, es más que correcto; aunque lamentablemente no podemos decir lo mismo sobre la ciudad, simple y poco detallada.

PROS Y CONTRAS

El juego ofrece libertad de movimiento por entornos amplios y una estructura de misiones, lo que casi siempre resulta de agradecer.

Lamentablemente, resulta repetitivo y ni sus gráficos ni su desarrollo son realmente atractivos.

fired-up-sce-london-studio-sony-computer-entertainment-psp-vehicular-combat-xtreme-retro-3

EN SÍNTESIS

Un título monótono, pese al intento de introducir el esquema de GTA.

Si te gustan los juegos de combate con vehículos mejor prueba Twisted Metal, que es mucho más divertido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.