FLASHBACK

Conrad B. Hart, un prestigioso científico, ha causado furor con su última creación; nada menos que un complejo sistema que permite medir y cuantificar la densidad molecular de los seres humanos.

Pero quiso el destino que este célebre inventor fuera quien descubriera un hallazgo cuanto menos sorprendente, pues sirviéndose de esta sofisticada máquina pudo averiguar que se estaba relacionando con seres que por su estructura y composición diferían de aquello que se entiende como ser humano.

Por motivos que no alcanzaba a comprender, comprobó que este fenómeno se extendía como una plaga, y sus indagaciones no tardaron en evidenciar una funesta realidad: unos invasores alienigenas se estaban apropiando de los cuerpos y mentes de los más altos cargos de la sociedad.

Una vez los extraterrestres comprendieron el peligro que suponía este hallazgo, centraron su atención en su creador, el hombre que podría llevar a la ruina su emergente plan expansionista.

Finalmente, estos perversos invasores consiguieron retener al científico en un extraño planeta, y borrarle todos sus recuerdos.
Por fortuna, este consiguió escapar de su cautiverio, manteniendo eso si, unas dotes atléticas cuanto menos envidiables, que buena falta le harían para sobrevivir en unos lugares tan inhóspitos como peligrosos.

De este modo, uno de los títulos más prestigiosos de cuantos pudieron verse en los ordenadores disponibles en el año 1.992, desarrollado por Delphine Software y publicado por cortesía de U.S. GOLD, hizo su aparición un año más tarde en las mejores consolas del momento, con Mega Drive y Super Nintendo a la cabeza.

Para la versión de 16 bits de Nintendo además se añadieron pequeños retoques, que incluían mejoras en las animaciones del protagonista sin olvidar a la banda sonora del cartucho.
Salvando estas pequeñas diferencias, ambas conversiones resultaron ser idénticas.

Para aquellos indecisos que no supieran por qué consola decantarse, en Super Nintendo podrán gozar de una ligeramente superior banda sonora, y de un sonido FX ambiental con crystal-clear samples.

Las intros eran más lentas que en la consola de SEGA, pero por fortuna el movimiento del personaje resulta más rápido.

En cualquier caso, independientemente del sistema o de la versión elegida, no cabe duda de que nos encontramos frente a una obra maestra de la programación, que le valió numerosos elogios al grupo de desarrollo francés que la hizo posible.

En definitiva, poco o nada nuevo se puede decir a estas alturas de una obra del calibre de Flashback, que bebe directamente de las fuentes de inspiración del consagrado Another World.

Gráficamente el título roza la excelencia, las animaciones del protagonista resultan un auténtico deleite para la vista, mención especial para las intros, tan espectaculares como bien realizadas, y todo ello enderezado con un argumento más propio de una película que de un videojuego de la década de los noventa.

Poco más se le puede exigir, y es que pese a lo conocido del sistema de juego, técnicamente pocos títulos de la época pueden medirse con el en igualdad de condiciones.

Quizá el único punto negativo hay que buscarlo en la banda sonora, que se antoja un tanto escasa, pero este insignificante detalle no impidió a sus creadores, Delphine Software dejar su imprenta en la historia del ocio electrónico con un título sobresaliente a todas luces, en el que los desarrolladores dieron lo mejor de si mismos.

No en vano, sigue siendo un claro referente en la actualidad para numerosas creaciones, pese a los años transcurridos, lo que ya da una buena muestra de hasta qué punto es importante y necesario este meritorio juego.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.