FRENTE A UNA INDUSTRIA SIN IDEAS

octopus-city-blues-indie-game-marina-navarro-pixel-art-xtreme-retro

Nos quejamos de falta de originalidad en los videojuegos y aunque es un tópico que se viene escuchando desde hace ya bastantes años, no deja de ser una verdad que difícilmente se puede esconder.

Ya no es cuestión de echar un vistazo a las franquicias y descubrir cuál ha sido la última entrega, sólo al compararlo con el cine nos podemos hacer una idea de hasta qué punto se les ha ido de las manos a la industria con las continuaciones.

Como siempre, el argumento más sencillo es hablar de falta de imaginación.

Gran falacia.

Hablemos mejor de riesgo mínimo y de maximización de beneficios.

Que lo entendemos; en este negocio las compañías están para ganar dinero.

Y si queremos originalidad, sólo tenemos que girar la cabeza y mirar hacia otro sitio.

No hace falta buscar mucho: un par de golpes con el pulgar en nuestro iPhone o iPad y tenemos acceso a la mayor cantera de originalidad del mercado.

Compañías pequeñas que han hecho suya esa máxima de desarrollar un producto sencillo pero lo más adictivo posible.

Más allá de pequeños estudios nos queda el desarrollo puramente amateur, aunque de aficionado tiene poco.

Ahí tenemos a Markus Persson, se puso a escribir Minecraft en mayo de 2.009 y ya ha cautivado a miles, acaso millones de personas.

O Matt Rix, un tipo que en sus ratos libres se curró Trainyard para iPhone, juego recomendado de la App Store y que aún hoy sigue vendiendo cientos de copias diarias.

Pero si nos tenemos que quitar el sombrero ante uno de esos títulos que vienen de camino, ese es Octopus City Blues, una aventura old-school de marcado aire neo-noir que es la comidilla de todos los círculos indies – y no tan indies -.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.