FRIKIS DEL MUNDO

Si en alguna ocasión habéis tenido la oportunidad de conocer de primera mano ese sentimiento comúnmente denominado arrepentimiento, os podréis hacer una idea aproximada del calvario que han tenido que soportar los padres de estas pobres criaturas desde el mismo día de su nacimiento.
Pero como mis palabras no hacen justicia a las imágenes, os dejo que apreciéis en todo su esplendor la más cruda realidad, en un punto donde el dramatismo y ficción van parejas.
Veamos pues, algunos de estos contundentes ejemplos sobre la degradación humana en su máxima expresión:
.

Por si algún incauto no se ha percatado de ello, este que veis aquí no es Sonic, sino un pobre huerfanito adoptado por una pareja de orangutanes en celo, que con mucho decoro y mejores intenciones le enseñaron a vestirse con sus mejores galas. Y el resultado les quedó tal que así.
.

Él dice ser Simon Belmont, uno de los protagonistas de la célebre saga Castlevania. El resto del mundo opina que va disfrazado de un mapache asexuado. Lo único claro es que su buen gusto es casi, casi tan distinguido como su capacidad mental. En esta instantánea lo veis llamando al Club de la Mula Francis, del que es socio honorífico, y en breve se espera que pareja de hecho de la propietaria del club.
.


No penséis mal. La pobre muchacha padecía de un mal denominado estreñimiento, y esta amable joven la estaba ayudando a evacuar, acrecentando el orificio de salida si es preciso.


Parece que después de todo estábamos equivocados. La propietaria del Club de la Mula Francis no era en realidad una hermosa mula, sino esta seductora perra, ejem, a la que el mozo de antes ya le ha regalado una poesía y una flor. La boda se espera para junio.


Este individuo tuvo que sacrificar dos de sus tres neuronas disponibles para conseguir este aspecto tan molón. Para comprar la espada, tan solo tuvo que empeñar el apartamento de sus padres y vender un riñón, pero al final el resultado ha merecido la pena. Es clavadito a Espinete. ¿Verdad?


Aquí tenemos al amigo “Gobernator“, al que se le han subido sus películas a la cabeza, y ostenta el dudoso honor de tener bajo su responsabilidad el Estado donde más condenas a muerte se han producido en los últimos años. Casi era preferible que nos siguiera torturando con otras tantas películas taquilleras y dejara los temas judiciales reservados para algún buen samaritano menos sanguinario que este, como Jack el Destripador o Freddy Kruger.


Y hablando de monstruos viles, crueles y despiadados. Aquí tenemos a uno de la peor clase paseando feliz por una verde pradera alejada de todo el dolor que ha contribuido a generar. El monstruo, el de la derecha, por si alguno no lo tenía claro.


Este es el coche último modelo para aquellos que conectan los mandos de la consola al microondas y meten sus juegos dentro. Si dejan de funcionar, y sus madres no les dirigen la palabra en tres meses, es que la experiencia de juego ha sido del todo satisfactoria. Casi tanto como conducir esta mala imitación de coche. Por fortuna, las deficiencias estéticas las compensa con un potente motor, pues cuesta abajo llega a alcanzar velocidades de vértigo, a casi 15 km/h. Tiembla Schumacher, que aquí llega el PacMovil.


Bueno, ¿qué pasa? Los frikis también tienen que trabajar, ¿no?. Este de aquí, sin ir más lejos, ejerce de morcilla de Burgos. Y en sus ratos libres, hace de casamentero en el Club de la Mula Francis. Aquí lo vemos acudiendo a celebrar una feliz ceremonia, vestido con el traje de los domingos.


Que no os engañe su apariencia inofensiva. Lo que esconde este individuo en el brazo es, en realidad, un alijo de cintas de cassette de última generación donde es posible escuchar un apasionado romance entre Carmen de Mairena y el profesor de latín de Poli Díaz, “El Potro de Vallecas“. Su contenido es mortal de necesidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.