FROGGER

Para conocer el origen de Frogger es preciso situarse en el año 1.971, cuando la prestigiosa Universidad de Washington, y muy concretamente el célebre departamento de Psicología, dedicaba su actividad a elaborar un estudio que pretendía medir la memoria humana a corto plazo, para lo que recurrieron a la otrora potente computadora IMLAC PDS-1 y a un título que poca gente recordará a día de hoy, bautizado para la ocasión como Freeway.


Con el paso del tiempo fue Konami la encargada de retomar el testigo del anterior juego, dando origen al aclamado Highway Crossing Frog, conocido popularmente como Frogger, uno de los programas más representativos a principios de los ochenta debido a su novedoso y asequible desarrollo.

De modo que la única meta del usuario consiste a grandes rasgos en superar diferentes obstáculos, representados por una gran cantidad de vehículos en su mayoría, antes de agotar el escaso margen de tiempo disponible.

Para complicar ligeramente el proceso, la rana protagonista iniciará su peculiar periplo en la parte inferior de la pantalla y no tardará en toparse con una transitada carretera que atraviesa de forma horizontal el nivel, en la que el tráfico resulta abundante.

Superada esta dificultad inicial, el sufrido batracio aún deberá adentrarse en un traicionero río plagado de maderos que van a la deriva a una velocidad variable, dependiendo de cada tronco, y que alternan a su vez con voraces cocodrilos y esquivas tortugas.

Y si el usuario cuenta con la suficiente habilidad podrá resguardarse en un total de cinco refugios, a los que deberá conducir la correspondiente rana a fin de superar cada enrevesada fase.

Como muchos aficionados bien recordarán, la clave del éxito de este añorado programa, desarrollado por Konami y distribuido por la propia SEGA, radica en las grandes dosis de diversión que ofrece – que inevitablemente derivan en una sana adicción -, y todo ello potenciado por una jugabilidad exquisita, tan simple como intuitiva, hasta el punto de que sus creadores decidieron prescindir de complejos botones, limitando el movimiento al consabido pad direccional.

No obstante, es preciso recalcar que para tratarse de un juego que data del lejano año 1.981, el resto de apartados rozan un gran nivel; en especial si nos referimos a sus gráficos, que muestran en pantalla multitud de elementos móviles de un colorido y variedad notorios, además de unas melodías notables entre las que destacan el característico croar de la rana y la canción inicial basada en Inu No Omawarisan – algo así como el perro del policía -, una conocida tonada infantil de origen japonés para más señas.

Precisamente gracias a todas estas virtudes Frogger bien puede ser considerado, sin lugar a dudas, como uno de los arcades más influyentes en la historia de los videojuegos.

Todo un privilegio al alcance de muy pocos elegidos, que podréis disfrutar desde el siguiente enlace.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.