G-LOC: AIR BATTLE (R-360)

SEGA es conocida por haber alumbrado innumerables juegos de consola, pero también se ha dedicado a la creación de productos para las máquinas recreativas desde los años setenta.

Sus innovaciones en ese campo son de las más sobresalientes que se recuerdan en el sector, desde el hardware con sprites escalados que dio pie a los revolucionarios juegos en 3D de los años ochenta, hasta los centros de juegos en red que frecuentan miles de aficionados devotos en Japón.

Y, aunque no es tan memorable como otras famosas producciones de la compañía, G-LOC: Air Battle merece que se le preste atención por su innovación, al menos en una de sus múltiples encarnaciones.

Al igual que sucedió con muchos juegos arcade, G-LOC apareció en varios tipos de máquina, con la intención de atraer a los dueños de los salones con diferentes presupuestos; pero es la versión Deluxe la que se ha ganado a pulso un lugar honorífico.

Diseñado por Yu Suzuki, el genio que está detrás de tantísimas innovaciones de SEGA – como la moto en tamaño real de Hang-On -, el modelo R-360 es el juego para coin-op más ambicioso que se ha concebido jamás y, por ese motivo, está más cerca de una atracción de feria que de sus contemporáneos pixelados.

Súbete a la máquina, ponte con cuidado – y por seguridad – los cinturones, y prepárate para girar los 360 grados que anuncia el título.

Otras máquinas de SEGA te inclinaban hacia la derecha e izquierda, o te daban vueltas, pero la versión R-360 de G-LOC cambió las reglas por completo, elevándote y haciéndote rotar según movieras el joystick.

En el fondo, es sólo una actualización de juegos como After Burner pero, cuando te lo estás pasando en grande, eso no importa demasiado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.