GALAGA

Aunque se lo considera un clásico de los primeros tiempos del arcade, Galaga es esencialmente poco más que un clon de Space Invaders.

Olas de naves atacan y el combatiente solitario debe deshacerse de ellas sin nada más que rápidos reflejos y un solo botón de disparo.

Y, aun así, gracias a que la tecnología había avanzado lo suficiente, se convirtió en una experiencia refinada y asombrosa.

En Galaga los enemigos giran y tiemblan, y recorren la pantalla en tromba; los rayos láser atraviesan el aire, y las estrellas pasan con colores increíbles.

Si los alienígenas que nos amenazan en Space Invaders parecen sacados de las profundidades del mar, con sus ojos vacíos y sus tentáculos nerviosos, los de Galaga proceden del mundillo de los insectos: avispas y libélulas zumbadoras, larvas y mariposas.

Y si los monstruitos de Space Invaders descienden poco a poco con un movimiento hacia delante y atrás que es fácil de entender – aunque sea difícil de eludir -, los de Galaga siempre están impacientes por romper la formación, bajan zumbando como un kamikaze y desaparecen por la parte inferior de la pantalla para surgir de nuevo por arriba, haciendo tirabuzones y saliendo del monitor hasta que el pánico se apodera del jugador.

Todo esto ofrece más espectáculo, pero también más opciones: si te sitúas adecuadamente justo cuando una masa de atacantes se abalanza contra ti, puedes aniquilarlos sin moverte.

Pero si el jugador es más peligroso, también lo es el enemigo, con su tractor beam – un láser que te secuestra la nave – y su habilidad para escabullirse de los disparos en el último instante.

De modo que, aunque no hay duda de que Galaga está en deuda con sus más famosos predecesores, siempre ha sido lo bastante novedoso para mantenerse fresco y mejorar las reglas del juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.