GALAXY FIGHT: UNIVERSAL WARRIORS

Casi resulta interminable la lista de extraordinarios juegos de lucha que han desfilado por Neo Geo, entre otros sistemas coetáneos, y tan buenos ratos les han hecho pasar a sus incontables adeptos.

Sin ir más lejos, pocos meses atrás apareció Fatal Fury 3, un título que atesoraba tanta calidad que mereció todo tipo de portadas entre la prensa especializada.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, resulta que a esa lista hay que añadir otro inquilino que responde al nombre de Galaxy Fight.

A grandes rasgos se trata de un arcade protagonizado por ocho extravagantes personajes, supuestamente habitantes de lejanos planetas perdidos en la galaxia, que tratan de imponer su ley sideral mediante la sabia utilización de técnicas en el combate cuerpo a cuerpo.

Aunque sus tamaños dejan algo que desear y tampoco es que sean unos dechados de rapidez, lo cierto es que cuentan con un buen número de golpes para ejecutar a lo largo de los amplísimos escenarios que ofrece el juego.

Unos escenarios que, por cierto, muestran una discreta calidad a pesar del suave scroll que los acompaña y de lo visualmente agradables que resultan todos ellos.

Por otro lado, es una pena que en el transcurso de las reyertas se den escasos planos de zoom, un detalle que deja a este juego en clara inferioridad con respecto a otros del mismo género.

Cuatro niveles de dificultad que aplicar a los enfrentamientos, la posibilidad de que se incorpore un segundo jugador y el alto grado de jugabilidad que mantiene, sobre todo a la hora de poner en práctica los distintos golpes de cada luchador, completan las principales características del título.

En cualquier caso, Galaxy Fight, el torneo de lucha entre seres procedentes de planetas alejados de nuestro sistema solar, ya está en marcha.

¿Te lo vas a perder?.

NADA DEL OTRO MUNDO

Galaxy Fight sólo tiene de galáctico el título.

El resto, es decir todo, es muy terrestre y escaso de virtudes que puedan sorprender por su calidad o estilo innovador.

Dista mucho de ser un mal juego, pero se nos antoja algo vulgar para lo que se estila en Neo Geo.

Ya el número de personajes – tan sólo ocho – y su reducido tamaño bastan para excluirle del club de los grandes arcades de lucha para este sistema.

Los escenarios, aunque amplios, tampoco resultan demasiado imponentes, y los luchadores andan muy justitos de rapidez.

Así, sólo su elevada jugabilidad y los ritmos musicales que acompañan a las batallas merecen ser resaltados.

FÁCIL DE ASIMILAR

No resulta difícil extraer de los luchadores todos sus golpes, incluidas magias y ataques especiales, lo que realza en gran medida la jugabilidad de este título creado para Neo Geo.

PEQUEÑO, PERO MATÓN

Observando estas pantallas pronto os daréis cuenta de que el tamaño de los luchadores es bastante más reducido del que habitualmente suele mostrar este mismo soporte.

EN SÍNTESIS

Los personajes no son tan grandes como otros comunes en Neo Geo, y eso le resta cierto atractivo.

En lo sonoro, encontraréis la típica música del sistema, con ritmos rápidos y cañeros que realzan más, si cabe, los trepidantes combates; aunque se podría haber conseguido un mejor efecto tanto en los golpes como en los lamentos y expresiones de dolor.

Por fortuna, la jugabilidad sigue siendo uno de sus puntos fuertes, ya que no cuesta mucho trabajo dominar los golpes y magias de los personajes… aunque, nuevamente, la escasez de luchadores no le augura una larga vida, pese a contar con cuatro niveles de dificultad.

Así pues, no nos convence del todo esta creación de Sunsoft, que tampoco está exenta de algunas carencias fundamentales a la hora de evaluar un juego.

PROS Y CONTRAS

Conviene destacar la espectacularidad que ofrecen determinados golpes, y los combates que se desarrollan sobre un escenario cubierto en parte por agua.

Aunque los luchadores son escasos, de un tamaño discreto, y la rapidez tampoco es una de las virtudes de los combatientes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.