GAME.COM

La Game.Com fue una consola portátil desarrollada y distribuida por Tiger Electronics durante tres años, del 1.997 al 2.000.

Esta peculiar máquina, que tenía no pocos elementos en común con una PDA, contaba entre sus virtudes con una pantalla táctil; un hecho insólito que no ha vuelto a repetirse hasta la actual Nintendo DS, cosechando toda clase de halagos y éxitos comerciales a su paso.

Sin embargo, la suerte que corrió la plataforma diseñada por Tiger Electronics resultó ser bien distinta.

Entre sus bondades, además del uso de la pantalla táctil, es preciso destacar un módem a 14400 bps, que permitía navegar por internet e incluso disponer de correo electrónico, además de contar con un precio competitivo, de unos 70 dólares, en un pack que incluía un juego de serie.
Tristemente estas virtudes no le sirvieron para que el público perdonase otras carencias intrínsecas de la consola, tales como la baja resolución de su pantalla carente de todo color o el inconveniente de la pérdida de baterías, que borraba la memoria almacenada, algo especialmente molesto si nos referimos a la PDA de que disponía la máquina.

Pese a sus limitaciones, llegó a contar con títulos de renombre, del calibre de Sonic Jam, Fighters Megamix, Mortal Kombat Trilogy, Resident Evil 2, Duke Nukem 3D, y Jurassic Park, entre tantos otros.



Tratando de evitar el desastre comercial que se avecinaba, Tiger Electronics se atrevió con un nuevo modelo de la consola, bautizado como Game.Com Pocket Pro, de menor tamaño y una mejorada autonomía, pues tan sólo precisaba del consumo de dos pilas AA.
Aunque para conseguir este efecto deseado fue necesario suprimir la retroiluminación, de la que ya disponía el modelo original.

Pero poco pudieron hacer para competir con el resto de plataformas de la competencia, principalmente con Game Boy y sus sucesoras, que ya disponían de un gran parque de consolas instaladas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.