GAME & WATCH, DIGNAS ANTECESORAS DE LAS CONSOLAS PORTÁTILES

Las máquinas de Game & Watch fueron sin duda uno de los mayores logros de Nintendo, que le valió el apoyo incondicional de una gran base de usuarios.
.


No en vano, en ellas hicieron aparición algunos de los personajes más carismáticos de la compañía, que años más tarde serían consagrados en la mítica Famicom.

Ellas fueron testigo del paso de juegos del calibre de Legend of Zelda, Mario, o incluso Donkey Kong.
.




Fue tal el éxito que cosecharon, que se convirtieron por derecho propio en las antecesoras de las consolas portátiles, tal como las conocemos a día de hoy.


Como no podía ser de otro modo, uno de los máximos responsables de estos prestigiosos sistemas responde al nombre de Gunpei Yokoi, una figura clave para explicar la consolidación de Nintendo como una de las mejores compañías desarrolladoras de la historia.

Sirviéndose de la misma tecnología que usaban las calculadoras, de reducido coste dada su gran difusión a partir de los años 70, el genio creativo ideó un sistema de juego que revolucionó al sector, diseñado para deleitarse con cualquier título una vez el individuo se encontraba fuera del hogar, por lo que trató de enfocar este nuevo producto emergente para entretener a los usuarios mientras estos esperaban el transporte público y similares: habían nacido las primeras consolas portátiles, si bien por aquel entonces aun no podían ser consideradas como tales.

Fue a principios de los 80 cuando finalmente se comercializaron las famosas Game & Watch, que tienen el honor de ser el primer sistema de ocio electrónico portátil de la historia.
Estas pequeñas máquinas, pioneras donde las haya, consistían de un mecanismo sencillo, pues del mismo modo que las calculadoras, disponían de una pantalla de cristal líquido con una imagen estática a modo de fondo, y los diferentes movimientos de los personajes prefijados, que cambiaban en función de la tecla pulsada; e incluso llegaron a incorporar un reloj con alarma, algo que a día de hoy bien puede sonar anecdótico, pero que resultó un pequeño lujo en el año que nos ocupa.


Gracias a su bajo coste y al diseño de sus juegos, uno por cada máquina, su éxito no se hizo esperar, y se fueron popularizando de forma exponencial durante la década de los 80.

.

No es de extrañar que por aquel entonces, una gran cantidad de compañías tratasen de sacar sus propios sistemas al mercado, sirviéndose de la moda que había impulsado Nintendo, si bien las máquinas de esta resultaron superiores y con mejores juegos en la mayoría de los casos.

Esto no fue un hecho casual en absoluto, pues mientras las distintas compañías pretendían imitar a las plataformas ya existentes, como fue caso de Casio y Tiger entre muchas otras, Nintendo trató por todos los medios de seguir innovando, consiguiendo productos más complejos y de mejor factura técnica, buscando con ahinco siempre ese toque diferencial que situase a sus máquinas por encima del resto.



El éxito de estos sistemas de entretenimiento, en definitiva, no podría medirse en cifras, pues su aportación a la evolución de la industria del videojuego es indiscutible.

Tanto es así, que incluso a día de hoy se siguen fabricando algunas de estas pequeñas máquinas, que se ofertan en las más variadas tiendas que nada tienen que ver con el ocio electrónico, para atraer la mirada de infantes e incitar al consumo por parte de sus progenitores.

No deja de resultar curioso que, en un mundo donde los productos electrónicos quedan obsoletos en relativamente pocos años, los herederos directos de las Game & Watch que con tanto acierto desarrolló Nintendo, sigan vigentes y tan presentes en nuestra vida cotidiana, después de casi 30 años.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.