GAROU: MARK OF THE WOLVES

Garou: Mark of the Wolves es, quizá, uno de los títulos más valorados de SNK en materia de arcades, y también uno de sus buques insignia en el género.

Fue lanzado durante los estertores de Neo Geo, y el sistema se despliega de una forma impensable tiempo atrás, pintando la coreografía y el drama de la lucha cuerpo a cuerpo con toda su exuberancia bidimensional.

Una bandada de pichones esparce una nube de plumas sobre una gigantesca campana que sirve de trasfondo al escenario de la reyerta, mientras un tren traquetea de una estación a otra en pleno atardecer.

Pero la gran innovación del juego no es visual, sino mecánica.

Garou: Mark of the Wolves renuncia a la exclusiva lista de movimientos de la serie King of Fighters, pero su elenco de personajes posee las mismas potencialidades.

El jugador, reduciendo y normalizando el vocabulario de las interacciones, puede ejecutar un amplio abanico de técnicas con cada luchador, sabiendo que también puede alterar sus movimientos sin necesidad de adaptar las entradas.

Por supuesto, ser capaz de alterar un movimiento especial a toda pantalla es menos importante que saber cuándo hacerlo en una partida, así que, aunque el título resulta accesible, sus interioridades, como en los mejores juegos de lucha, son casi insondables.

En el fondo, no deja de ser un arcade, pero las concesiones han permitido que el viaje por su interior sea más confortable: la derrota en batalla da la opción de continuar en el juego en un nivel de dificultad inferior, o enfrentarse al oponente con una cuarta parte de su barra de salud.

Aunque el cartucho original obligaba al usuario a desembolsar cientos de dólares, SNK colgó el juego en Xbox Live Arcade y PlayStation Network, desde los que puede ser descargado a un precio razonable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.