GAUNTLET II

El arcade de mazmorras primigenio, pese a los muchos niveles que tenía y un apetito insaciable por las monedas – sólo se acababa el juego cuando te quedabas sin dinero o el dueño de la sala recreativa desenchufaba la máquina -, dejó a los aficionados con ganas de más.

Por fortuna, un año después Gauntlet II mejoró, sorprendentemente, las reglas del original sin traicionar su esencia.

El cambio crucial es que, en vez de seleccionar – exclusivamente – a uno de los cuatro personajes prefijados, los jugadores pueden escoger cualquier clase de personaje que les guste, diferenciados por el color.

Así, tú y tus amigos podéis luchar con brujos de color rojo, azul y verde, e incluso con un elfo, pero necesitaréis colaborar estrechamente para derrotar a los Grunts armados con cuchillos.

Gauntlet II también juega con el equilibrio de equipo al introducir niveles con el monstruo It, en el que los usuarios marcados por él atraen a todos los enemigos de la pantalla.

En los equipos equilibrados, un elfo ágil puede tomar el papel de It y confiar en sus compañeros bien posicionados para vencer a los enemigos que atrae… pero en un sábado por la noche con extraños, podía pasar cualquier cosa.

Otras novedades importantes son que los disparos rebotan, que hay muros invisibles, manchas de ácido y más pociones mágicas que mejoran a tu personaje.

La tensión entre la energía vital, la acción de la pantalla y el dinero que te queda en el bolsillo, por supuesto, está inevitablemente ausente en las versiones domésticas, en las que hay concesiones generosas.

Irónicamente, un juego como Gauntlet II, que anticipó las posibilidades de los equipos que aparecieron con los PC en red, se ha quedado aislado en algún rincón de la década anterior.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.