GAUNTLET: SEVEN SORROWS

El clásico abraza la revolución online

Era sólo cuestión de tiempo.

Gauntlet – 1.985 -, la recreativa pionera en integrar elementos RPG en un juego cooperativo para cuatro jugadores, no podía quedarse al margen de las infinitas posibilidades que ofrece el juego online.

Imagina explorar siete vastos mundos, formando equipo con gente de otros países, cada uno con el personaje de su elección, dentro de las cuatro categorías clásicas de la franquicia Gauntlet: Guerrero, Valkiria, Elfo y Hechicero.

Todo eso y mucho más es lo que ofrecía esta producción de Midway San Diego, en la que además de la típica mecánica de machacar a todos los enemigos que aparecen en pantalla – lo que los americanos gustan de bautizar como Hack’n Slash – se incorporó una comunidad online, desde la cual podíamos hacer trueques con otros usuarios.

Algo habitual en estos tiempos que corren, pero que supuso toda una revolución, sobre todo porque lograron aunar las posibilidades de los RPG online con la sencillez y carga adictiva característica de la recreativa original.

Claro que, en la actualidad, también podéis echar unas cuantas partidas en multijugador – conectando un multitap para jugar a cuatro -, que además resulta bastante divertido.

No esperábamos menos de un Gauntlet.

PROS Y CONTRAS

En su momento fue una grata sorpresa poder jugar online con gente de otros países, cada uno eligiendo personaje entre sus clásicos Guerrero, Valkiria, Elfo y Hechicero.

Aunque los gráficos se podrían haber mejorado un poco, y tampoco esperes encontrarte un argumento apasionante al estilo de los RPG de Square ni nada parecido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.