GEGEGE NO KITARO

A falta de tan sólo tres meses para que podamos celebrar el segundo aniversario de Old School Generation, ya iba siendo hora de rendirle un merecido tributo a uno de los videojuegos basados en el que quizá sea el manga de terror más aclamado por la crítica y público, nada menos que Gegege No Kitaro.

Y es que el fantasma del flequillo a lo Ringo Starr y las Nike de roble protagonizó allá por el 1.996 un memorable juego para Saturn que hoy en día casi nadie recuerda.
Pero antes de proceder con el correspondiente análisis, hagamos un poco de historia.
Publicado por vez primera en las páginas del prestigioso SHONEN MAGAZINE en el año 1.965, Hakaba No Kitaro – popularmente conocido como Gegege No Kitaro – es sin lugar a dudas uno de los mayores representantes del manga fantástico y de terror; tal es el fecundo ingenio de su autor, Shigeru Mizuki.

Para aquellos que desconozcan su obra original, han de saber que a grandes rasgos el bueno de Kintaro es un joven espectro caracterizado por su enmarañado flequillo y raquíticas pantorrillas, escoltado siempre por el inconfundible espíritu de su progenitor, que a su vez toma la forma de un ojo con diminutas extremidades.
De modo que el cometido de este singular dúo protagonista consiste en oponerse a otros tantos seres del más allá, extraídos directamente del rico folclore japonés.

La fama del personaje es tal que llegaron a producirse dos series televisivas, ambas bajo la estricta supervisión de TOEI, y culminó en 1.993 con el lanzamiento de un notable juego para Super Famicom basado en las aventuras y desventuras del carismático héroe, del que hablaré más adelante.

Apenas tres años más tarde, concretamente en el 1.996, retomó su andadura en la maltrecha Saturn, y aunque dichas entregas corren a cargo de Bandai, lo cierto es que la versión de 32 bits se ciñe a los clásicos esquemas de las aventuras conversacionales, siguiendo muy de cerca la estela del magnífico 3×3 Eyes de PlayStation desarrollado por Xing Entertainment.
Esto se traduce en que Gegege No Kitaro es una auténtica delicia visual, aunque por contra resulta del todo injugable para aquellos usuarios que no estén versados en el complicado idioma nipón.

Todo un handicap de difícil solución que no impide maravillarse con las diferentes pantallas estáticas, de una riqueza de detalles envidiable y animadas por sendos efectos gráficos, pero en las que se deja entrever una evidente falta de movimiento.
Por este motivo, Gegege No Kitaro se convierte en una suerte de cómic en el que la interactividad del jugador queda reducida a pequeñas elecciones, tales como determinadas acciones o rutas a seguir.

Dada la naturaleza terrorifica del manga, era de esperar que Bandai pusiera especial énfasis para recrear una sobrecogedora ambientación sonora, como efectivamente consiguieron gracias a las bondades del RSSRoland Sound Space -; para más señas, exactamente el mismo sistema de sonido envolvente que empleó Konami para la creación del mítico Statcher y el sobresaliente Dracula X.
Aunque para disfrutarlo en su plenitud es indispensable conectar la consola a un equipo de audio, logrando así una inmersión casi total en la aventura, de no ser por el inconveniente del idioma.

3×3 OJOS

Pese a su sobrada calidad, Gegege No Kitaro no consigue eclipsar al otrora mejor exponente de las aventuras conversacionales basadas en el fenómeno manga, nada menos que el aclamado 3X3 Eyes firmado por Xing Entertainment.

Y aunque adolece del mismo mal que el título que nos traemos entre manos – que no es otro que su incomprensible idioma -, sus fastuosas secuéncias repartidas a lo largo de dos CD’s convierten a este programa de PlayStation una obra maestra del género, no sólo reservada  para los incondicionales de Yuzo Takada, sino para los devotos del manga en general.
Abstenerse, eso si, todos aquellos que sean alérgicos a las vísceras y casquería en particular.

KITARO EN SU PASO POR LOS 16 BITS

Fue Bandai la encargada de trasladar el lúgubre universo de Gegege No Kitaro a la añorada Super Famicom con un notable cartucho de 8 megas que destacaba por su colorido apartado gráfico, unas animaciones para el melenudo protagonista de gran calidad y un uso del scroll parallax sobresaliente en todo momento.

Completaba la oferta una agradecida opción para dos jugadores.

A destacar el poderoso ataque del héroe principal, cuyas cuestionables habilidades le permitían lanzar oleadas de caspa y defenderse así a larga distancia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.