GEKIDO: URBAN FIGHTERS

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro Pixel Art

En 1.997 el primer experimento de clonación tridimensional de Streets of Rage II da como resultado una pesadilla poligonal llamada Fighting Force.

En el año 2.000 se repitió el experimento…

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 1

Rey indiscutible de salones recreativos y hogares a golpe de conversión entre los ochenta y los primeros noventa, el beat’em up callejero y macarra vio cómo su reinado languidecía y parecía llegar a un final irremediable con el advenimiento de la tercera dimensión en consolas como PlayStation.

Sencillamente la gente ya no quería repartir estopa por los bajos fondos, sino conducir coches de lujo y disparar en primera persona, o como mucho medirse el lomo en juegos de lucha uno contra uno, que misteriosamente sí se adaptaron bien a la dimensión extra.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 2

Y así, mientras los magnates ponían los cuartos en valores seguros, un grupo de gente entonó por primera vez un cántico que aún resuena en la actualidad: “Ya no se hacen juegos como Streets of Rage II”.

En eso que en 1.997 llega Core Design, los mismos que en aquella época recogían el dinero con camiones gracias a Tomb Raider, e intentan recuperar el género llevándolo a la por entonces nueva generación.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 3

El resultado fue Fighting Force, y no acabó de convencer a nadie.

Sin duda, el espíritu estaba ahí, y los referentes eran claros para cualquier aficionado al género, pero la fórmula hacía aguas.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 5

Los mamporros parecían estar definitivamente condenados.

TRES AÑOS DESPUÉS…

Hay que esperar hasta el año 2.000 para encontrar una referencia de cierto calibre: Gekido, desarrollado por el desconocido Naps Team, consiguió llamar la atención al fichar a Joe Madureira – máximo exponente del amerimanga con su serie breve Battle Chasers – como diseñador de personajes.

Pero más allá de la estrella que lo impulsó, Gekido ofrece un juego notable: inteligentemente se opta por no lanzarse de cabeza al pozo de las 3D, y presenta un aspecto tridimensional y jugabilidad clásica.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 6

El mundo de Gekido es considerablemente interactivo y los niveles varían con cada personaje, pudiéndose utilizar objetos del detallado escenario como arma.

En lo que respecta al sistema de combate, los personajes evolucionan y aprenden nuevas combinaciones y ataques especiales; si bien esto se ve empañado por unos luchadores algo desequilibrados que facilitan completar el juego sin usar la mayoría de los combos.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 8

El modo cooperativo y varios modos desbloqueables animan a seguir jugando, como en los buenos tiempos.

Con sus virtudes y defectos, Gekido marcó el camino a seguir para juegos como Beatdown o Urban Reign.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 9

En cualquier caso, el mayor logro de Gekido fue poner de manifiesto la necesidad de evolución de un género que se había estancado.

MOVIMIENTOS DEVASTADORES

Un beat’em up no es tal si carece de brillantes ataques especiales.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 4

ESO HA DEBIDO DE DOLER

Nótese la sangre por tierra y aire.

Gekido Urban Fighters Beat em up Sony PlayStation PSX PSOne Xtreme Retro 7

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.