GEMINI WING

¿Cuándo fue la última vez que te paseaste por una cascada y encontraste a una morsa mutante, verde y gigantesca, que empezaba a escupirte lo que parecían Maltesers oscilantes?.

Es la clase de encuentro que sólo se da en los videojuegos, y es bastante natural en Gemini Wing; uno de los pegatiros más distinguidos y con gráficos más elaborados de la segunda mitad de los años ochenta.

Gemini Wing es una suerte de arcade de disparos cooperativo, permitiendo que dos jugadores piloten los aviones ligeramente toscos por varios niveles de desplazamiento vertical infestados de extrañas criaturas.

Los enemigos tienen formas que recuerdan a elementos del mundo natural, como cochinillas, trilobites e incluso cáscaras de huevo de peces raya – pero en una combinación de colores que les da una evidente forma alienígena -.

El título sólo ofrece una clase de armamento básico, pero de alguna forma lo compensa al añadir varias armas secundarias.

Recoges las armas de un solo uso al pasar sobre ellas en el campo de batalla, y así logras que se encadenen detrás de tu avión.

Cuando utilizas una, la siguiente ocupa su posición.

Acumular una cadena de una longitud significativa confiere una sensación de poder, pero resulta desgarrador cuando te impacta un disparo y ves tus preciosas bolitas desperdigadas en todas direcciones; sobre todo cuando tu supuesto camarada se mueve con rapidez para hacerse con ellas.

Hoy en día, si buscas emociones fuertes, Gemini Wing no se mantiene al mismo nivel que otros deliciosos títulos modernos como, por ejemplo, Geometry Wars.

Pero este no tiene un arma que funciona como una especie de limpiaparabrisas de fuego, ni un zeppelín azul cuya parte trasera expulsa una calavera giratoria con tres cuencas vacías.

Todos los juegos deberían tener tanta personalidad como este.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.