GITAROO MAN

Gitaroo Man fue un punto de partida inesperado para Koei, la empresa familiar formada por el matrimonio Erikawa, tras décadas de detallismo obsesivo y fidelidad histórica en sus juegos de guerra.

Pero no fue el primer ejemplo.

De hecho, ya había intentado salir de sus cuarteles de invierno, dejando atrás el Japón feudal para conseguir un cierto éxito en el terreno de la estrategia amorosa, con títulos como Angelique, que obtuvo un enorme éxito en Japón.

Pero los juegos de citas y estrategia de combate tienen más en común de lo que pudiera suponerse.

De hecho, más de lo que Gitaroo Man pueda tenerlo con… cualquier cosa.

En términos de acción hay una similitud superficial con PaRappa the Rapper: se aprietan botones según las instrucciones de la pantalla al ritmo de la música.

Pero para Gitaroo Man, estos conceptos básicos sólo son una rampa de lanzamiento desde la que alcanza las profundidades del espacio exterior, tomando prestados de camino elementos del género cuerpo a cuerpo.

Con un estilo estridente, cuenta una historia de perros parlantes y de un mágico héroe espacial de la guitarra llamado U-1, quien se ve forzado a defenderse de los Gravillians, liderados por Zowie.

Es una perfecta prefiguración de la extravagancia característica de los juegos posteriores de la especialista en ritmo-acción iNiS, que lanzó las series de Oendan y Elite Beat Agents para Nintendo DS.

Pero lo importante no es su extrañeza.

Ganar tiempo tan solo es parte del juego en una sucesión de batallas contra los compañeros musicales de Zowie, cada vez más desquiciados.

Gitaroo Man es un juego exclusivo, con pocas copias aparecidas fuera de Japón: se trata de una auténtica rareza en Occidente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.