GOLDEN AXE WARRIOR

golden-axe-warrior-sega-master-system-ms-pixel-art-xtreme-retro

Todo aquel que juegue a Golden Axe Warrior y sienta pasión por la compañía del erizo azul tiene el deber de empaparse del lore del juego, del trasfondo narrativo obtuso y oculto que hay en sus escenarios y que viven tanto en los nombres de los objetos, como en sus descripciones y hasta en los detalles más nimios.

Encontrar un arma concreta en un sitio muy específico tiene un significado en este sugerente spin-off que, lejos de ser algo rebuscado, resulta algo intrínseco a estos juegos y que alarga la experiencia una barbaridad.

golden-axe-warrior-sega-master-system-ms-xtreme-retro-1

Cuando afianzas la aventura y te empiezas a preguntar qué puñetas está pasando exactamente, recorrerás decenas de páginas web buscando personas que han ligado un detalle con otro, que han interpretado las acciones de un NPC de alguna manera y que le han dado un sentido global a lo que has hecho casi a ciegas.

Esto no significa que Golden Axe Warrior tenga una historia mal contada, sino todo lo contrario, ya que parte de elementos únicos al videojuego para construir un relato extensivo, emergente y que una película, un libro o un cómic no podrían contar de semejante manera.

golden-axe-warrior-sega-master-system-ms-xtreme-retro-2

Y así, terminas comprendiendo muchas cosas que antes no veías, y apreciando aún más la participación de ciertos personajes secundarios, por todos sobradamente conocidos.

Por descontado, Golden Axe Warrior tiene un combate increíble, sabe homenajear a los clásicos del género como nadie, y atesora una historia apasionante y oculta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.