GOLDEN SUN

Uno de los géneros que más arraigaron en la gloriosa etapa de Super Nintendo fue sin lugar a dudas el de los RPG, con representantes del calibre de Illusion of Time, Terranigma, Secret of Evermore, Chrono Trigger, The Legend of Zelda o la incombustible saga Final Fantasy, por citar tan sólo algunos ejemplos de renombre.

Debido a sus características Game Boy Advance estuvo predestinada a retomar el testigo de aquella mítica consola, para verse convertida en una de las plataformas favoritas a la hora de acoger soberbios juegos de rol chapados a la antigua usanza.

Buena muestra de dicha tendencia se encuentra en este sobresaliente programa desarrollado por Camelot, quienes ya se labraron una inmejorable reputación en el pasado con los galardonados Mario Tennis y Mario Golf para Nintendo 64 y Game Boy Color respectivamente.

Para la presente entrega, el usuario deberá asumir el papel de Hans – si bien será posible cambiar el nombre a placer -, un joven habitante del misterioso pueblo de Vale que, como viene siendo habitual, se verá forzado a abandonar su hogar.

Sin distanciarse de los cánones establecidos por algunos de los mayores representantes del género, durante su periplo este valeroso héroe tendrá que lidiar contra numerosos peligros; aunque por fortuna también se cruzará en su arduo caminar con otros tantos personajes que le brindarán ayuda de distintas formas, e incluso se unirán a su causa en el mejor de los casos.

Además, será preciso resolver cuantiosos puzzles y, como no podía ser de otro modo, afrontar numerosos combates por turnos que sirven para poner la guinda a este sensacional RPG de la vieja escuela.

No en vano, este último punto es, junto a su absorvente guión, uno de los pilares principales sobre los que se apoya Golden Sun para atrapar irremediablemente al jugador.

UNA GRAN PROFUNDIDAD DE JUEGO

De entrada llama poderosamente la atención el completísimo aunque asequible interfaz, que permitirá realizar múltiples acciones bien diferenciadas entre sí – ya sea investigar cualquier tipo de objeto, equiparse con el armamento que el usuario considere oportuno e incluso leer el pensamiento – y todo ello con una sencillez digna de mención, pues toda esta versatilidad no está reñida en absoluto con un control realmente práctico; de hecho, el aficionado no tardará en acostumbrarse a este sistema, que además permite asignar diferentes operaciones a los botones R y L de la consola.

Esto facilitará realizar una gran cantidad de tareas durante el desarrollo de los combates, ya sea atacar con el arma destinada para tal efecto, lanzar conjuros de lo más variopinto, servirse de los poderosos Djinn, usar los consabidos ítems y un largo etcétera, ofreciendo por tanto un altísimo grado de diversión y grandes dosis de estrategia de las que pocos títulos similares pueden presumir.

Huelga decir que dialogar con todos los personajes – en un perfecto castellano – será prioritario, pues tan sólo de esa forma se conseguirá la información necesaria que permita llevar la aventura a buen puerto.

Un cartucho apasionante en definitiva, en el que se combinan con maestría los momentos de acción con la resolución de ingeniosos puzzles.

LA PSIENERGÍA

Las habilidades más destacables que poseen los protagonistas se corresponden a mover objetos con la mente, leer el pensamiento de otros seres – ya sean personas o animales -, protegerse de hechizos malignos e invocar devastadores conjuros por medio de la denominada Psienergía.

Ni que decir tiene que su uso se antoja del todo imprescindible para resolver algunas de las situaciones más peliagudas que plantea el desarrollo, pudiendo ser empleada tanto en las batallas como durante el resto de la aventura.

ESPECTACULARES BATALLAS

El sistema de combate respetará los clásicos turnos, acentuando así el componente estratégico durante los enfrentamientos, aunque para otorgarle una mayor espectacularidad se ha empleado una perspectiva pseudo 3D cuanto menos sorprendente.

Mención especial para la ejecución de los diferentes hechizos, que llenarán la pantalla de brillantes luces y vivos colores.

LOS DJINN

A grandes rasgos se tratan de unos curiosos animales que ayudarán a los héroes durante los combates potenciando sus fuerzas.

Existen un total de 28 repartidos por todo Angara, y cada uno de ellos pertenece a su vez a uno de los cuatro elementos, ya sean el agua, el fuego, la tierra y el aire.

DURACIÓN ASEGURADA

La aventura abarca entre 30 y 60 horas aproximadas de juego, lo que ya da una idea acerca de su enorme envergadura.

TÉCNICAMENTE IMPECABLE

Quede claro que la técnica en este tipo de programas no resulta vital, aunque los valores de producción en Golden Sun están fuera de toda duda.

Los gráficos cuentan a su favor con un diseño y definición ejemplares, y además el tratamiento del color resulta sobresaliente en todo momento.

Si bien no es menos cierto que se echa en falta algo más de variedad en lo que a los personajes secundarios se refiere, pero este detalle queda compensado por los magistrales enfrentamientos, que transcurren en semi 3D y disponen de un sistema de control mediante iconos que permite a su vez una gran libertad.

El apartado sonoro por su parte se ha recreado con brillantez, pues lo componen fantásticas melodías que ambientan con gran acierto cada una de las situaciones que plantea la enrevesada trama.

Y si buenas son las partituras, es justo reconocer que los efectos de sonido también alcanzan un nivel más que satisfactorio.

UNO DE LOS JUEGOS MÁS RECOMENDABLES DEL EXTENSO CATÁLOGO DE GBA

Si os contáis entre los aficionados al género, el primer RPG de corte clásico que fue lanzado para Game Boy Advance se ha convertido por derecho propio en una adquisición ineludible.

Lo avalan un argumento absorvente, unos combates bien planteados, un apartado técnico sensacional y una duración más que considerable; tanto que cuando el programa vio la luz era con diferencia el juego más largo disponible para la añorada portátil de Nintendo.

En definitiva, todo un clásico en la palma de vuestra mano.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.