GORF

¡Larga vida a Gorf!“, grita la máquina recreativa de Gorf cuando empieza el juego, gracias a su chip Votrax que sintetiza el habla.

Gorf es uno de los juegos inspirados en Space Invaders que con más frecuencia pasa desapercibido entre el resto de arcades de principios de los años ochenta.

Y es que Gorf – siglas de Galactic Orbiting Robot Force, es decir, “Fuerza Robótica que orbita la Galaxia” -, aunque fue el primer juego en el que había diversos niveles o misiones, por desgracia en todos ellos emulaba a sus congéneres: la primera misión es una batalla contra unos invasores que se acercan lentamente caminando como cangrejos, y la tercera se llama directamente “Galaxians“.

La última misión se distingue porque sale uno de los primeros jefes en los juegos arcade – el Flag Ship -, antes de volver de nuevo a la primera misión con un mayor nivel de dificultad.

Desgraciadamente, cada misión de Gorf no está tan cuidada ni es tan precisa como el diseño único de otros títulos, como Galaxian, y varios aspectos, como los gráficos mundanos y una detección de las colisiones algo difusa, hacen que en conjunto parezca menos evolucionado.

Un solo aspecto en particular, el “láser quark” – que permite a la nave del jugador “cancelar” el láser una vez disparado y disparar de nuevo -, parece más un capricho que una mejora del juego… Pero lo esencial es la voz.

Gracias a la flexibilidad de su dispositivo para sintetizar la voz, el maestro robótico de Gorf se burla de ti con hasta veinticinco frases diferentes, a menudo refiriéndose a la posición que tienes – que logras por haber superado varias veces una serie de misiones -.

El juego dista de ser perfecto, pero Gorf no te permite dejarlo, porque no se puede tolerar que una máquina te insulte y se quede tan ancha.

Sí, ¡larga vida a Gorf!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.