GRAND THEFT AUTO 2

Grand Theft Auto 2 ha sido injustamente marginado por el éxito de su predecesor y su inmediata continuación.

Mantiene la visión cenital del primer Grand Theft Auto, pero ha sido considerado una repetición de la vieja fórmula, antes de que el dramático salto hacia la tridimensionalidad marcara un callejón sin salida en su evolución.

Con todo, sus innovaciones distaban de ser insignificantes.

Al igual que su predecesor, Grand Theft Auto 2 lanza al jugador como un agente libre en una ciudad abierta y en crecimiento, llena de lucrativas potencialidades criminales.

Pero esta nueva entrega insufla vida a los transeúntes, que suben a autobuses, paran taxis e incluso se enfrentan a las bandas locales.

También las bandas evolucionan, pero no en la dirección que Grand Theft Auto III seguirá en su totalidad: las tres que aparecen en competición deben realizar múltiples misiones, y cada una, si es completada con acierto, incrementará el prestigio de la banda en detrimento de las demás.

Y claro, el jugador deberá intentar mantener el status de cada una para no ser abatido al entrar en territorio enemigo.

Quizá el gran defecto del juego fue el de no situarlo en la América contemporánea, sino en una distopía futurista cuyas trampas cyberpunk acaban mostrando una ciudad poco creíble.

Aun así, es loable la tendencia del desarrollador hacia un humor cáustico y en ocasiones pueril, con su elenco de científicos pervertidos y Hare Krishnas vengativos.

Los refugios seguros son iglesias, de digitalización difusa, y sólo funcionan tras la consabida donación monetaria.

Es una ciudad en decadencia y embargada por la corrupción, una atmósfera que se refleja en la luminosidad crepuscular y sombría de los neones, más perceptible gracias a la superioridad gráfica de la versión para PC.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.