GRANDES CLÁSICOS DE NAUGHTY DOG

La compañía fundada por Andy Gavin y Jason Rubin comenzó su andadura en 1.984 como Jam Software, programando para Apple II.

Recordemos, pues, algunos títulos memorables en su extensa trayectoria.

KEEF THE THIEF: A BOY AND HIS LOCKPICK (Amiga, 1.989)

Tras Ski Crazed y Dream Zone como Jam Software, este fue el primer juego bajo el sello Naughty Dog.

Era un RPG en primera persona que mezclaba aventura, humor, combates y magia.

RINGS OF POWER (Mega Drive, 1.991)

Su primer juego en consola.

Este RPG isométrico no recibió críticas muy positivas, pero contaba a su favor con un extenso mapa, cientos de PNJ y mucha libertad.

WAY OF THE WARRIOR (3DO, 1.994)

Muy al estilo de Mortal Kombat, con personajes digitalizados, escenarios prerrenderizados y los fatalities de rigor.

No recibió alabanzas, pero tampoco vendió mal.

CRASH BANDICOOT (PlayStation, 1.996)

Aquí comenzó a fraguarse su leyenda, con un juego de plataformas 3D que mostró el potencial de PlayStation y el gran talento de Gavin y Rubin.

CRASH BANDICOOT 2: CORTEX STRIKES BACK (PlayStation, 1.997)

Continuó donde lo dejó la primera parte y en castellano.

Esta vez fueron veintisiete niveles y cinco duelos contra jefazos.

CRASH BANDICOOT 3: WARPED (PlayStation, 1.998)

Crash y Coco viajan a través del tiempo en treinta y dos escenarios para enfrentarse a otros cinco final bosses.

Es considerado el mejor Crash Bandicoot.

CRASH TEAM RACING (PlayStation, 1.999)

El último Crash Bandicoot programado por Naughty Dog y el perfecto ejemplo de cómo debe ser un juego de carreras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.