GRANDES JUEGOS DE RARE

Aprovechando el regreso de sus antiguos responsables al sector con Yooka-Laylee, repasamos el legado de uno de los estudios más importantes de la historia del videojuego, hoy en declive.

KILLER INSTINCT

El género de la lucha “uno contra uno” en 2D se hizo popular a principios de los 90, gracias a Street Fighter II, y Rare se adentró en el ring con su propia saga, que debutó en los salones recreativos y, luego, dio el salto a SNES.

Personajes como Jago, Fulgore o Sabrewulf han quedado para el recuerdo, igual que la voz del narrador.

“¿Continue?”.

BATTLETOADS

En la era de los 8 y 16 bits, una forma de contrarrestar la escasa duración de los juegos era hacer que fueran muy difíciles, y este beat’em up da buena cuenta de ello.

Con una espectacular mezcla de saltos, combates o “conducción”, sobre avionetas y tablas de surf, este título protagonizado por tres ranas era un desafío en toda regla.

STAR FOX ADVENTURES

Rare fue second party de Nintendo durante muchos años, hasta que Microsoft adquirió todas sus acciones.

El último juego fruto de la estrecha vinculación con la Gran N fue esta aventura, protagonizada por Fox McCloud, que se alejaba de las batallas galácticas de Lylat Wars para ofrecer exploración y combates.

DIDDY KONG RACING

Rare publicó la friolera de once juegos en N64, tocando palos muy variados, incluido el de las carreras, con Mickey Speedway USA y este genial spin-off de Donkey Kong, en el que manejábamos karts, lanchas y aviones.

Lejos de ser un clon de Mario Kart, tenía una gran personalidad y detalles como jefes finales.

CONKER’S BAD FUR DAY

Esta obra maestra no se publicó en España.

Los cartuchos de N64 eran caros y, viendo las bajas ventas del juego en otros territorios, Nintendo pasó del asunto – en otros países europeos, lo sacó THQ -.

Su polémico estilo, con violencia, chanzas sexuales, “tacos” y otros detalles escabrosos, tampoco ayudaron…

BANJO-KAZOOIE

La sombra de Mario 64 era muy alargada, pero Rare no se achantó y firmó varios plataformas 3D intachables para N64.

El más querido de todos fue, sin duda, éste, en el que manejábamos a un oso y un pájaro de lo más hilarantes, mientras recabábamos piezas de puzzle a lo largo de gigantescos escenarios.

DONKEY KONG COUNTRY

Rare cogió a DK, uno de los personajes más veteranos de Nintendo, y le dio el protagonismo que se merecía, con una trilogía de plataformas 2D para SNES y una entrega tridimensional para N64.

El primer juego de la consola de 16 bits demostró la maestría técnica de Rare para exprimir el hardware de aquella época.

PERFECT DARK

Halo contribuyó a hacer masivo el género del shooter subjetivo en consolas, pero Rare ya lo había cultivado con esmero en N64, pese a la ausencia de un segundo joystick, con GoldenEye y con este título, cuya protagonista, Joanna Dark, se convirtió en un icono.

El apartado técnico era tan bestia que el uso del Expansion Pak era obligatorio.

GOLDENEYE 007

Rare demostró que se podían hacer buenos juegos basados en licencias de películas con este genial shooter subjetivo, que tomaba el nombre de la película de James Bond de 1.995.

No sólo nos hacía sentirnos como el famoso agente de Su Majestad, sino que había también multijugador local para cuatro, algo que N64 explotó a la perfección.

RARE REPLAY

Esta recopilación de treinta juegos cubre gran parte de la historia de Rare, desde sus juegos para ordenador de los 80 – Jetpac, Sabre Wulf, Atic Atac, … – hasta los de Xbox 360Kameo, Viva Piñata -, pasando por los de Nintendo 64Blast Corps, Jet Force Gemini -.

Es la más completa y económica que se haya hecho: salía a euro por juego.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.