GRANDES JUEGOS DE TERROR, PARTE 2

CLOCK TOWER

DE QUÉ TRATA

Jenniffer Connelly – porque admitámoslo, es ella – trata por todos los medios rehacer su vida tras los horribles acontecimientos que sufrió tiempo atrás.
Lamentablemente no puede escapar de un pasado que la persigue, representado aquí en forma del siniestro Asesino de las Tijeras, y que como cabía esperar viene dispuesto a finalizar aquello que ya empezó.
¿O quizá no es él?
¿Quién se ocultaría pues tras las temidas tijeras?

EL SUSTO

Probablemente el mayor sobresalto de todos tiene lugar una vez finalizada la aventura, cuando el incrédulo jugador fija su atenta mirada en el reloj para comprobar que tan sólo han pasado ¡dos horas!.
Aunque es justo reconocer que mientras duran las angustiosas persecuciones con el Asesino de las Tijeras la tensión casi se palpa en el aire.

ACCIÓN GORE

No abunda precisamente.
Y dada la naturaleza del temido asesino resulta un poco deprimente, ya que con sus enormes tijeras bien podría desmembrar al resto de personajes sin demasiado esfuerzo.

¿DEJO LAS LUCES ENCENDIDAS?

Depende de cada usuario.
Algunos quedarán embelesados ante las virtudes del programa, mientras otros a buen seguro preferirán encender cualquier reproductor y buscar la película en que se basa el juego, que responde al rimbombante nombre de Phenomena y ha sido dirigida por Dario Argento.
De hecho, no son pocos los jugadores que se han decantado por esta segunda opción.
Y dicho sea de paso, ¿adivináis quién la protagoniza?.

D

DE QUÉ TRATA

Una mujer visiblemente preocupada llega hasta un edificio que se encuentra sitiado por la policía.
En su interior un hombre sin escrúpulos está cometiendo una masacre atroz.
Para más inri, se trata del padre de la joven Laura, quien no dudará en adentrarse en el inmueble con la firme intención de desvelar el misterio, gracias a su “polvorera mágica“.
Tal como suele decirse, ver para creer.

EL SUSTO

La dulce protagonista es acosada por extrañas visiones que llegan en forma de flashbacks sobre su truculento pasado.
En una de estas secuéncias se encuentra con su madre, aunque pronto aparece en escena su progenitor, poco antes de que la sufrida esposa comience a sangrar retorciéndose de dolor.

ACCIÓN GORE

Queda limitada a reducidas escenas.
En cierto modo, se echa de menos un poco más de terror en el juego.
O mejor dicho, se echa de menos UN POCO MÁS DE JUEGO.

¿DEJO LAS LUCES ENCENDIDAS?

Realmente no merece la pena, porque en el tiempo que tardáis en apagarlas y encenderlas ya os lo habréis pasado.

THE HOUSE OF THE DEAD 2

DE QUÉ TRATA

Unos clones del famoso agente Mulder son enviados a una zona plagada de zombies y criaturas de ultratumba.
Oh, sí, y rehenes en abundancia.

EL SUSTO

Probablemente os asustaréis… no, definitivamente ese no es el término correcto.
Empecemos de nuevo.
Os dará la risa justo al principio del segundo nivel, cuando aparezcan hasta cuatro zombies encaramados a un maltrecho 600… para poco después comprobar que seguramente han asesinado al conductor – en función de vuestros reflejos -.
Descanse en paz.

ACCIÓN GORE

Exuberante, especialmente si optáis por la sangre de color rojo.
Por todo lo demás, los agujeros en el pecho, los cráneos desmenuzados y los rehenes desmembrados – ¡a ver si apuntáis mejor la próxima vez! – están a la orden del día.

¿DEJO LAS LUCES ENCENDIDAS?

No resulta imprescindible, pues este juego no basa su atractivo en el terror, sino en la tensión constante.
Casi es preferible llamar a otro amigo y disfrutar alocadamente del soberbio modo para dos jugadores simultáneos, que en Dreamcast mejoraba incluso con respecto a la coin-op.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.