GRAVITAR

Gravitar era el juego perfecto para cualquiera que pensara que Asteroids necesitaba algo más en lo que a aterrizajes forzosos se refiere.

Utilizaba la misma técnica de vuelo de girar e impulsar, y la aprovechaba para convertirse en un juego absorbente de exploración espacial.

La nave se halla en medio de una constelación de planetas y comienza su viaje para buscar combustible.

A medida que se acerca a un planeta, la perspectiva pasa a ser panorámica y luego hace un zoom cuando la nave se aproxima a tierra firme.

Y ahí es donde empieza el reto, ya que, como apunta el título, la principal característica de Gravitar es que el juego se centra en los efectos de la gravedad.

Gravitar fue diseñado por Mike Hally – luego autor del éxito Star Wars de Atari – y fracasó en las máquinas recreativas.

De hecho, a menudo estas se reconvirtieron para que funcionaran con el juego Black Widow, que usaba el mismo hardware.

Pero a finales de los años ochenta se hizo un relanzamiento serio para Atari 2600.

Gravitar es un juego complicado que necesita práctica y precisión, y ni siquiera Asteroids te preparaba para eso.

Sólo se puede mover la nave girando e impulsándola hacia adelante: para cambiar de dirección, tienes que girar, frenar y luego empezar a moverte hacia donde quieras, lo cual exige demasiados pasos si además la gravedad te atrae hacia abajo.

Pero, además, en las pantallas finales tendrás que vértelas con planetas invisibles, de modo que ni siquiera puedes ver lo que intentas esquivar.

Aunque, por encima de todo, la complicada mecánica de vuelo es la mejor razón para dar otra oportunidad a Gravitar.

Es fascinante como germen de los juegos de exploración espacial.

E incluso los juegos de ahora rara vez ofrecen la oportunidad de aunar el impulso, el combustible y la inexorable fuerza de la gravedad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.