GROUND ZERO TEXAS

Tres millones de dólares fue la cantidad invertida por Digital Pictures para dar forma a este espectacular CD, en un despliegue de medios audiovisual que nada tenía que envidiar a las mejores producciones de Hollywood.

Más de una hora completa de vídeo conseguía recrear un universo lleno de posibilidades que explotaba como pocos las capacidades del Mega CD.

En un mercado tan competitivo como es el de los videojuegos, conquistar al usuario se ha convertido en una de las mayores prioridades de toda empresa desarrolladora.

Por ello, algunas apuestan por lanzar unos títulos innovadores y altamente jugables; otras compañías en cambio deciden servirse de importantes licencias que avalen su producto, y finalmente están aquellas que pretenden ganarse el favor del público mostrando en pantalla unos gráficos sobrecogedores.

Este es el caso de Digital Pictures y su notable Ground Zero Texas, un juego que rivalizaba con las mejores producciones cinematográficas del momento, bastaba con ver los títulos de crédito para darse cuenta de ello.

Para ser francos, muchos de los juegos disponibles en Mega CD resultaban en cierto modo soporíferos, pues basaban su principal atractivo en el hecho de mostrar en pantalla unos vídeos más o menos trabajados, pero obviando por el camino las virtudes intrínsecas de la mñaquina, como el scaling o la rotación de gráficos, entre otras, y que le brindaban a la plataforma una serie de atributos muy superiores al resto de consolas disponibles.

No es que Ground Zero Texas saque mayor partido de todas estas posibilidades, pero al menos el esfuerzo de los programadores si se tradujo en un desarrollo bastante más apasionante de aquellos a los que nos tenían acostumbrados las compañías desarrolladoras.

Para que os hagáis una idea, los más de 70 minutos de vídeo que venían incorporados en los 2 CD‘s se encontraban repartidos a lo largo de una docena de fases, algunas de ellas tan solo accesibles si el usuario cumple una serie de requisitos previos.

A modo ilustrativo sirvan los cuatro primeros niveles, donde el jugador deberá obtener determinados dígitos, dando así forma a una clave que hará posible acceder a diversas zonas a lo largo de la aventura.

Por contra, si fracasa en su empeño, el contacto del jugador será capturado en dichas zonas, por lo que no le quedará más remedio que asumir el rol de salvador, cumpliendo así las necesidades que plantea el título.

Como anécdota, Ground Zero Texas es con toda probabilidad el legítimo heredero espiritual del soberbio Sewer Shart al que se le han añadido los justos cambios, además de contar con la participación de célebres técnicos donde los haya, entre ellos el famoso Ed Neumeier, responsable de los efectos especiales de Robocop.

Todo ello orquestrado bajo la batuta de Dwight Little, recordado por obras de la talla de Señalado por la Muerte, uno de los mejores largometrajes protagonizados por Steven Seagal, otro actor de moda de la época.

Con todos estos precedentes el resultado tan solo podía ser uno, un juego engalanado por un auténtico espectáculo visual, dotado de unas animaciones siempre sorprendentes.

A su favor cuenta con una curva de dificultad sabiamente hilvanada, que atrapa fácilmente al usuario, un magistral apartado sonoro, como en la gran mayoría de juegos comercializados en la plataforma, y un argumento francamente interesante.

No todos los apartados rozaban la excelencia no obstante, pues el control se resolvió de forma tediosa, resultando toda una proeza manejar el punto de mira con el pad, por lo que hubiera sido deseable que al menos se brindara la oportunidad de hacer uso del Menacer de SEGA, permitiendo así subsanar en gran medida esta lacra en la ejecución del programa.

En definitiva, un juego altamente espectacular, avalado por los tres millones de dólares que invirtieron en su producción, una cantidad estratosférica para los años que nos ocupan.

Lástima del paupérrimo control, pues de haberse mejorado este apartado el título hubiera ganado muchísimos enteros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.