GTI CLUB: RALLY CÔTE D’AZUR

GTI Club: Rally Côte d’Azur, aunque fue el juego que introdujo un concepto revolucionario en el saturado género de la conducción, tuvo una vida sorprendentemente corta en el circuito arcade a finales de los años noventa.

Y pese a que puede haberse quedado sin combustible antes que otros, ha dejado una huella indeleble en aquellos que disfrutaron de su descarada y chirriante irrupción en la industria del videojuego.

¿Cómo olvidar el impactante colorido visual con el que desplegaba su selección de trazados europeos, junto con la tortuosa y atípica ambientación mediterránea?.

Por no mencionar el cabinet, del tamaño de una tienda, y el freno de mano necesario para negociar sus endiabladas curvas de 90 grados.

Pero por muy importantes que resulten los accesorios, no son más que el apoyo necesario para la premisa fundamental de GTI Club: Rally Côte d’Azur, que ofrecía la posibilidad de probar nuevas rutas para encontrar los atajos que permitían batir a los siete contrincantes.

La necesidad de esquivar el tráfico normal – o presenciar en su defecto espectaculares choques -, junto con el estricto límite de tiempo, permitía combinar un ritmo de conducción frenético con incontables peligros de accidente.

Con todo, no estamos precisamente ante una lección de aerodinámica.

Incluso para su época, el modelado es sorprendentemente básico, y ofrece escasa interacción.

En cualquier caso, parece exagerado y artificioso, y la sensación de estabilidad resulta casi imperceptible.

Pero tampoco importa demasiado.

Lo que nos propone GTI Club: Rally Côte d’Azur es un encantador concepto de juego basado en la despreocupación y en el disfrute generalizado.

Y tantos años después, sigue siendo un referente entre los títulos de conducción de coches.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.