GUITAR HERO

Antes de Guitar Hero habían existido otros juegos basados en la música de guitarra.

Guitar Freaks de Konami también pedía a sus jugadores que se colgasen una de plástico y tocaran al ritmo de una banda sonora eléctrica.

Pero esta idea no cuajó definitivamente hasta que Harmonix capturó la esencia del rock para estadios de melenudos y la envolvió con brillantes colores primarios.

No se parece en nada a tocar la guitarra, por supuesto.

Sin embargo, este juego te hace sentir como una estrella del rock, y el hecho de que premie estrictamente la coordinación del jugador, lo convierte en un auténtico profesor de música.

En muchos aspectos, los símbolos de la pantalla de Guitar Hero son una especie de notación musical.

Las notas se mueven hacia ti por un pentagrama y, cuando pasan por el símbolo del compás, debes pulsar el botón correspondiente de la guitarra y tocar la nota.

Si llevas bien el ritmo, las notas de la guitarra sonararán, fuertes y orgullosas, sobre la música de fondo.

Si te equivocas, se producirá un ruido torpe sobre la música.

La correlación entre música e interacción ayuda a consolidar la importancia de la relación causa-efecto entre juego y jugador, y te inspira a tocar bien cada nota o a arriesgarte a que el resto del grupo fracase contigo.

En este sentido, Guitar Hero supone una representación bastante fidedigna de lo que significa formar parte de un grupo.

La estética de Guitar Hero es más un pastiche que un intento serio de realismo, pero resulta adecuada para un juego que te pide que hagas algo aparentemente ridículo.

Pero no te engañes.

En lo esencial Guitar Hero era, y sigue siendo, un negocio serio.

El catalizador de la revolución de los instrumentos de plástico que, durante algún tiempo, amenazó con matar a la estrella de la radio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.